Un cohete de la compa√Ī√≠a aeroespacial SpaceX explotaba el pasado 1 de septiembre en Cabo Ca√Īaveral pocas horas antes del lanzamiento. Se llev√≥ consigo toda su carga, $780 millones d√≥lares de Elon Musk y el primer sat√©lite de Facebook, valorado en $95 millones de d√≥lares.

Advertisement

Tras semanas de investigaci√≥n (e incluso de pedir ayuda a Twitter), la compa√Ī√≠a tiene m√°s claro que sucedi√≥. Los primeros resultados apuntan a que una brecha en el sistema de helio del sistema de ox√≠geno l√≠quido que lleva el cohete caus√≥ la llamarada y posterior explosi√≥n.

El equipo de investigaci√≥n reuni√≥ grabaciones que muestran el fuego y ha traslado los restos del Falcon 9 a un hangar cercano. A partir de ambas pruebas, SpaceX elabor√≥ un gigantesco ‚Äú√°rbol de errores‚ÄĚ bien descartando o bien validando la causa del fuego hasta llegar al origen. El incidente destroz√≥ el cohete, pero los tanques de ox√≠geno l√≠quido y de queroseno quedaron intactos, con lo que podr√°n ser reutilizados en futuras misiones.

Aunque el misterio se ha aclarado parcialmente, todav√≠a es pronto para evaluar hasta qu√© punto ser√°n significativos los da√Īos y el impacto de la explosi√≥n. El √°rea de lanzamiento original, por ejemplo, ha sufrido da√Īos importantes que deben ser reparados.

Advertisement

Los sistemas de control están más o menos indemnes pero también requieren una exhaustiva revisión de seguridad antes de volver a estar operativos.

Sobre cu√°ndo podremos ver un Falcon 9 de nuevo en el espacio, la compa√Ī√≠a apunta a que podr√≠a ser relativamente pronto, en noviembre.