¿Eres de los que siempre se beben un vaso de agua cuando comen algo dulce como un pedazo de pastel o un dónut? Si la respuesta es afirmativa tenemos una buena noticia y una mala. La mala es que un nuevo estudio acaba de descubrir que el agua está haciendo que ese dónut te engorde mucho más.

Advertisement

La buena noticia es más relativa, pero todo depende de cómo te hayas levantado de optimista. Comer un dónut y beber agua engorda muchísimo más que comer dos dónuts sin beber. Esta conclusión aparentemente tan contraintuitiva acaba de publicarse en la revista Clinical Nutrition ESPEN y se basa en el estudio de la manera en la que nuestro organismo absorbe el azúcar.

Si mencionamos las populares donas, dónuts o rosquillas es porque los responsables del estudio en la Universidad de Kom (Surinam) han elegido esta pieza de bollería para su pruebas, pero realmente aplica a cualquier postre o dulce. El experimento consistía en medir si la ingesta de agua influye en los niveles de glucemia postprandial (el azúcar en sangre inmediatamente después de una comida). Este indicador es importante porque nuestro organismo almacena el azúcar sobrante como grasa y además influye en problemas de salud derivados del exceso de azúcar en la dieta, como la diabetes.

Photo: Tofros

Advertisement

Para la prueba seleccionaron a 35 voluntarios y los dividieron en 5 grupos. Al grupo A les dieron un dónut relleno de gelatina de frutas. A los grupos B, C y D les dieron el mismo dónut acompañado de una botella de agua con las instrucciones de bebérsela media hora antes del dónut, durante el dónut o media hora después. El último grupo (E) se comió dos dónuts separados por un intervalo de media hora. Todos ellos pasaron por varias mediciones de glucosa en sangre antes, durante y hasta 150 minutos después del experimento

Los resultados son más que interesantes. Básicamente, el agua ayuda al organismo a absorber la glucosa con más efectividad, aumentando los niveles de glucemia postpandrial. De hecho, los sube tanto que es peor comer un dónut con agua que dos sin ella. El panorama cambia cuando bebemos el agua media hora antes o media después. ¿La recomendación de los científicos para minimizar el efecto del agua cuando comamos dulce? bebérsela media hora después del postre. De esta manera minimizamos su impacto en la glucemia postpandrial. El agua, siempre después del dónut.

Advertisement

Huelga decir, que minimizar los efectos no significa que los estemos anulando. Nos estamos comiendo un postre después de todo, pero al menos no nos engordará más de lo que debiera por sí solo. [Clinical Nutrition ESPEN vía Daily Mail]