Un lobo gris: Foto: Wikipedia

Si tuvi√©ramos que se√Īalar qu√© animales son capaces de cooperar mejor entre ellos, si los perros o los lobos la mayor√≠a de nosotros se√Īalar√≠amos sin dudarlo a los perros. Curiosamente, estar√≠amos equivocados. Un nuevo estudio prueba que la capacidad para cooperar es algo que los perros olvidaron hace tiempo.

Advertisement

Si consideramos a los perros como unos animales m√°s proclives a la cooperaci√≥n es porque de hecho cooperan mucho mejor con nosotros. Sin embargo, eso no tiene nada que ver con una capacidad innata para colaborar, sino con siglos de domesticaci√≥n y adaptaci√≥n a los seres humanos. ¬ŅQu√© pasa si ponemos a varios perros ante un problema com√ļn? la respuesta es que se quedar√° sin resolver porque los animales sencillamente son incapaces de colaborar. Los lobos, sin embargo, tienen una notable capacidad para trabajar en equipo.

Para probarlo, la psicóloga Sarah Marshall-Pescini, de la Umiversidad de Viena trabajó durante meses con el Centro de Ciencias del Lobo, en Austria, donde conservan a varios lobos salvajes y también a perros asilvestrados. El estudio ponían a diferentes grupos de perros y lobos ante un problema en el que debían tirar de varias cuerdas al unísono para llegar hasta una bandeja con comida.

Imagen: Chris Alcock / Shutterstock

Advertisement

Ambas especies eran capaces de resolver el problema, pero solo los lobos se pon√≠an de acuerdo para resolverlo en com√ļn. Los perros, sin embargo, tratan de hacerlo solos el cien por cien de las veces. De hecho, los perros asilvestrados que viven en manadas libres desde hace a√Īos no han logrado retornar a sus comportamientos de grupo. Forrajean la carro√Īa que encuentran o cazan peque√Īas presas individualmente pero no cazan en grupo como los lobos.

Marshall-Pescini achaca esta diferencia precisamente a la domesticaci√≥n que e perro ha sufrido por parte del ser humano. Durante siglos, el perro ha sido educado para evitar los conflictos. Los lobos, sin embargo, resuelven estos conflictos a medida que surgen (normalmente con un gru√Īido o llegando a la violencia si es necesario), y ello les permite trabajar en com√ļn de una forma que los perros ya no son capaces de hacer. El estudio es el primero de su clase que aborda esta faceta del comportamiento en los c√°nidos. [v√≠a Science Magazine]