Un lobo gris: Foto: Wikipedia

Si tuviéramos que señalar qué animales son capaces de cooperar mejor entre ellos, si los perros o los lobos la mayoría de nosotros señalaríamos sin dudarlo a los perros. Curiosamente, estaríamos equivocados. Un nuevo estudio prueba que la capacidad para cooperar es algo que los perros olvidaron hace tiempo.

Advertisement

Si consideramos a los perros como unos animales mĂĄs proclives a la cooperaciĂłn es porque de hecho cooperan mucho mejor con nosotros. Sin embargo, eso no tiene nada que ver con una capacidad innata para colaborar, sino con siglos de domesticaciĂłn y adaptaciĂłn a los seres humanos. ÂżQuĂ© pasa si ponemos a varios perros ante un problema comĂșn? la respuesta es que se quedarĂĄ sin resolver porque los animales sencillamente son incapaces de colaborar. Los lobos, sin embargo, tienen una notable capacidad para trabajar en equipo.

Para probarlo, la psicóloga Sarah Marshall-Pescini, de la Umiversidad de Viena trabajó durante meses con el Centro de Ciencias del Lobo, en Austria, donde conservan a varios lobos salvajes y también a perros asilvestrados. El estudio ponían a diferentes grupos de perros y lobos ante un problema en el que debían tirar de varias cuerdas al unísono para llegar hasta una bandeja con comida.

Imagen: Chris Alcock / Shutterstock

Advertisement

Ambas especies eran capaces de resolver el problema, pero solo los lobos se ponĂ­an de acuerdo para resolverlo en comĂșn. Los perros, sin embargo, tratan de hacerlo solos el cien por cien de las veces. De hecho, los perros asilvestrados que viven en manadas libres desde hace años no han logrado retornar a sus comportamientos de grupo. Forrajean la carroña que encuentran o cazan pequeñas presas individualmente pero no cazan en grupo como los lobos.

Marshall-Pescini achaca esta diferencia precisamente a la domesticaciĂłn que e perro ha sufrido por parte del ser humano. Durante siglos, el perro ha sido educado para evitar los conflictos. Los lobos, sin embargo, resuelven estos conflictos a medida que surgen (normalmente con un gruñido o llegando a la violencia si es necesario), y ello les permite trabajar en comĂșn de una forma que los perros ya no son capaces de hacer. El estudio es el primero de su clase que aborda esta faceta del comportamiento en los cĂĄnidos. [vĂ­a Science Magazine]