Por qué no deberías comerte tus mocos (ni siquiera cuando estás solo y no te ve nadie)

Imagen: Shutterstock (Ilya Andriyanov)

Seguro que nunca lo has hecho, pero has visto a otros hacerlo: comerse los mocos. Aunque socialmente no está muy bien visto en muchas partes del planeta, hay quién ve en el moco un manjar y una tentación muy difícil de rechazar pero, ¿son los mocos realmente nutritivos, o por el contrario son poco saludables?

Como explican en Science Insider, estudios anteriores han revelado que más del 90% de los adultos ha admitido hurgarse en la nariz con cierta regularidad. De ser así, muy pocos escaparían a esta extraña pero aparentemente tentadora acción. Y si más del 90% se ha metido el dedo en la nariz para pescar algo, un alto tanto por ciento probablemente ha dado el siguiente paso: directos al paladar para degustar una merienda viscosa.

Advertisement

El moco en sí está hecho principalmente de agua, con una especie de proteínas de tipo gel que le dan esa consistencia pegajosa, y proteínas inmunológicas especiales que combaten los gérmenes. Esas proteínas inmunes son especialmente útiles, porque los mocos están llenos de virus dañinos, como la gripe.

Por tanto, los mocos sirven como defensa de primera línea contra los gérmenes invasores. Cuando respiramos, no solo estamos inhalando aire, también estamos tomando bacterias, virus y todo tipo de suciedad.

Un pack que queda finalmente atrapado por una capa de moco pegajoso que recubre los orificios nasales. Y a medida que continuamos respirando, el aire endurece la mucosidad y se convierte en el típico moco sólido que, como vemos, para muchos se trata de un alimento en su punto, aunque realmente no es más que una celda de prisión pegajosa para nuestros enemigos atrapados.

Podemos deshacernos de esa bola cargada de bacterias cuando estornudamos o nos sonamos la nariz. En cambio, aquellos que deciden comerlo, es lógico pensar que se están poniendo en riesgo de contraer una infección. Porque a medida que tu cuerpo digiere el moco, puede liberar esos patógenos dañinos en el sistema.

Además, si has escuchado a alguien afirmar que comer los mocos puede fortalecer el sistema inmunológico, entrenando al cuerpo a reconocer y atacar a los microbios invasores, es una creencia errónea. Hasta ahora, no hay evidencia científica que respalde los beneficios para la salud de comerse los mocos.

Advertisement

Por último, los chicos de Science Insider recuerdan que tanto si te comes los mocos como si no, el simple hecho de hurgarse la nariz abre la puerta a una bacteria desagradable que se esconde debajo de las uñas, el Staphylococcus aureus.

Advertisement

Un estudio de 2006 encontró que los que se hurgan tenían más probabilidades de tener la bacteria en la nariz que aquellos que se abstienen. Y eso es un gran problema, ya que Staphylococcus aureus puede causar graves abscesos o bolsas llenas de pus dentro de la nariz y en la cara. Peor aún, si sigues tratando de pescar, podrías perforar tu tabique nasal.

Por todo ello, la próxima vez que te sientas completamente solo en una habitación, trata de evitar la pesca con los dedos y usa un pañuelo. [Science Insider]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key