Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Por qué The Last of Us cambió cómo funciona el hongo en la serie

Los creadores de la serie explican por qué las esporas no forman parte de la adaptación, cambiando cómo funciona el hongo

We may earn a commission from links on this page.
The Last of Us cambió cómo funciona el hongo en la serie
Imagen: HBO.

Si jugaste el juego de The Last of Us y estás viendo la serie, a estas alturas ya habrás notado una diferencia interesante e importante en el mundo de esta historia: en la adaptación de HBO, al menos hasta ahora, los personajes no han usado máscaras para protegerse de esporas que los puedan infectar. La realidad es que el hongo en la serie funciona distinto que en el juego, y los creadores han explicado por qué.

De hecho, esta no es la única diferencia de la serie con el juego en cuanto a hongos e infectados. En la serie, el hongo Cordyceps, que está basado o inspirado en un hongo del mismo nombre que existe en el mundo real, no se esparce mediante esporas sino como una especie de red fúngica que está conectada. Es como un sistema de telecomunicaciones que puede o no activar a infectados en otra parte de un edificio o incluso de una ciudad.

Esto evita la necesidad de usar máscaras que cubran los rostros de las estrellas de las series (ya el bueno de Pedro Pascal sufre mucho de eso en The Mandalorian), pero lo que es más importante, facilita un aspecto clave en la serie: la amenaza es visible claramente. Dicho de otro modo, no es sencillo trasladar del juego la amenaza de algo tan minúsculo y casi invisible como son las esporas, al menos no de forma constante en cada episodio. En palabras de Neil Druckmann, director del juego y uno de los creadores de la serie:

“La serie está tomando un acercamiento más realista a la historia al mundo. Si queremos tratarla de forma realista, y hay esporas, los personajes tendrán que usar máscaras de gas todo el tiempo, y de ese modo perderíamos mucho de lo que es importante en este viaje, eso que está sucediendo en sus ojos, en sus almas, en sus personas. Por ese motivo decidimos encontrar otro vector”.

Advertisement
El hongo de The Last of Us funciona diferente en la serie
Imagen: HBO.

La red de hongos está basada en cómo funcionan muchos hongos realmente, cuyas estructuras aunque podamos verlas fuera de la tierra, en realidad se expanden bajo el suelo. En el caso de la serie, estas redes de hongos incluso se “comunican”, si interactúas con un hongo o infectado en un punto de una ciudad, otro u otros seres infectados podrían reaccionar en otro punto. Es una nueva amenaza que no sucedía en el juego y le da un toque distintivo, tenebroso y sobre todo inesperado para quienes ya hemos jugado a los títulos. En el mundo real, estas redes de hongos sirven para transmitir nutrientes. En la serie, es una especie de red neuronal, por así decirlo, que alerta a los infectados.

Advertisement

“Queríamos que estas cosas se sintieran conectadas, que ataquen como una masa. Pero también queríamos cambiar cómo se pasa [el hongo] de una persona a otra, y se volvió algo perturbador”, dice Druckmann, y seguramente ya sabemos a qué se refiere. Esos “tentáculos” o lo que sea que sale de la boca de los infectados es algo grotesco y perturbador, que le da otra capa más de terror a esta serie que en apenas sus primeros 2 episodios ya ha recibido incontables elogios, merecidos todos. [vía Polygon]