Hemos hablado en otras ocasiones sobre las formas de calmar a tu perro en un día tan señalado como hoy, donde la mayor parte del planeta celebrará la entrada del nuevo año con fuegos artificiales. Aquí van una serie de consejos generales para mantener en paz a tu mascota, sea la que sea, en días como hoy.

Y es que podríamos decir que, en líneas generales, todos los animales (domesticados y salvajes) siguen un mismo patrón: se asustan con ciertos ruidos. Se trata de una respuesta automática a una amenaza no identificada, una que puede provocar que el animal actúe antes de que el cerebro haya tenido tiempo de procesar la información que los oídos están presentando.

¿Soluciones? La única forma conocida para tratar de cambiar, o al menos reducir, esta conducta es el entrenamiento, desensibilización o habituación al ruido previo. Investigaciones en el pasado han llegado a una conclusión: si los animales se asustan de los truenos, relámpagos o fuegos artificiales es porque son ruidosos, inesperados y envían ondas de choque a través del aire y el suelo. Es decir, que en términos técnicos activan la respuesta auditiva del sobresalto.

Hoy se piensa que los perros, gatos y otros animales domésticos pueden tolerar mejor la naturaleza aterradora de los fuegos artificiales porque están acostumbrados a los ruidos repentinos y fuertes, con todo, la mayoría de los perros y gatos pasan esta noche en estado de auténtico pavor, escondidos en alguna zona de la casa esperando que acaben los “ruidos”.

Advertisement

Imagen: Pexels

Hace unos años, en un estudio en Reino Unido se encontró que hasta el 49% de los dueños informaron que sus mascotas temían los ruidos y que los fuegos artificiales eran la causa número uno. Las tormentas eléctricas y los disparos fueron los siguientes dos problemas más comunes.

Advertisement

Sin embargo, no está todo perdido. En ocasiones podemos ayudar a nuestras mascotas a superar el miedo o evitar que las desarrollen con técnicas de capacitación y manejo. De hecho, muchos de los perros y gatos a los que han introducido adecuadamente a eventos inesperados de todo tipo en la primera parte de sus vidas no están preocupados por los ruidos fuertes.

Cuentan los investigadores que el momento más importante para socializar perros con personas y otros perros, y para acostumbrarlos a otras “cosas aterradoras”, son las primeras 12 semanas de vida, lo que se conoce como el período de socialización.

Advertisement

En el caso de los gatos la ventana es incluso más corta: hasta siete semanas. Durante este tiempo, deben acostumbrarse a la idea de que pueden ocurrir cosas inesperadas, ruidosas, confusas y que no son nada de qué preocuparse. Aquellos dueños que han sido capaces de adiestrarlos durante esta etapa temprana de sus vidas es posible que no tengan problemas con noches como la de hoy.

Advertisement

En caso contrario, tampoco está todo perdido. Existen pautas a seguir que pueden ayudar a nuestra mascota. Por ejemplo, los perros y los gatos a menudo se sienten más seguros si tienen un espacio pequeño y cerrado para esconderse cuando tienen miedo, por lo que proporcionar una guarida siempre puede ayudar, desde un espacio entre dos sillones con una manta hasta una mesa pequeña.

En casos donde el animal sufre demasiado, es posible acudir al veterinario para que nos recete algunos medicamentos y conductas a seguir que desensibilicen al animal antes de la llegada de los fuegos.

Advertisement

En cualquier caso, lo que sí es prioritario es asegurarnos de que las mascotas estén en interior mucho antes de que comiencen los fuegos artificiales, todo ello con el único fin de evitar que se escapen por el pánico y se pierdan. En la medida de lo posible, quedarnos cerca de ellos también ayuda a mantenerlos más calmados durante los fuegos artificiales. [The Conversation]