Image: Arthur junto al cadáver de su madre (Care for Wild)

La terrible instantánea tuvo lugar en el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica. Un grupo de guardabosques halló a una cría de rinoceronte herida gravemente junto al cadáver de su madre. Cuando se acercaron un poco más, el equipo pudo reconstruir la desgarradora escena que tuvo lugar.

El bebé rinoceronte estaba emocionalmente marcado por el ataque que había tenido lugar, de hecho, y como describieron los guardabosques, “los llantos por su madre emitían un sonido desgarrador, uno que nunca debería tener lugar”.

Advertisement

Arthur, el pequeño rinoceronte, nombrado por aquellos que lo salvaron por su valentía y resistencia en su supervivencia, sufrió graves heridas con uno o varios machetes junto a un dardo tranquilizador. El bebé estaba mutilado, pero se espera que su recuperación continúe por buen camino. Arthur se salvó simplemente por su edad, para los cazadores furtivos era demasiado joven y aún no había desarrollado sus propios cuernos, la razón principal de la barbarie.

Image: Care for Wild

Según un comunicado de prensa de Care for Wild, el santuario de rinocerontes más grande del mundo ubicado en Sudáfrica, los guardabosques habían recibido un aviso de disparos en la sección de Skukuza del parque. Se envió un helicóptero para encontrar a la madre muerta con la cría a su lado. Según Care for Wild:

Fue instintivo para el bebé tratar de mantenerse cerca de su madre para protegerla, y los cazadores furtivos sin ninguna simpatía o vacilación alguna arremetieron contra el pequeño para poder terminar su horrendo crimen tomando el cuerno de su madre lo más rápido posible.

Advertisement

Tras el terrible hallazgo, los equipos se movilizaron para tratar de salvar a Arthur. Un veterinario estabilizó su estado antes de ser transportado al santuario. Allí le encontraron un corte en la uña del pie derecho y una herida profunda en la espalda, peligrosamente cerca de su espina dorsal. Según han contado los rescatadores a los medios:

Más trágico que las heridas de Arthur son sus llantos por su madre. Todavía la llama, es un sonido desgarrador. Su muerte le afectará emocionalmente mucho tiempo después de que sus heridas físicas hayan sanado. Una cría de rinoceronte permanece con su madre un mínimo de tres año, y en ese espacio ella le enseña todo lo que necesita saber, desde qué comer hasta cómo mantenerse a salvo.

Image: Arthur recuperándose de sus heridas (Care for Wild)

Advertisement

La caza furtiva de rinocerontes se encuentra en niveles de alerta según el gobierno sudafricano. En el año 2017, aproximadamente 1.000 rinocerontes fueron asesinados ilegalmente en el país, lugar que alberga alrededor del 80% de los casi 30.000 rinocerontes del mundo. Se estima que los animales se extinguirán en un espacio de 20 años si los esfuerzos de conservación no fructifican.

En el caso de Arthur, aún recuperándose le espera un periplo incierto. Sin la protección y la guía de sus madres, las crías de rinocerontes corren un gran peligro debido a depredadores más grandes.

En cuanto a los cuernos de rinoceronte, estos son un tesoro en algunas zonas de Asia, sobre todo en Vietnam. Se cree que los cuernos poseen todo tipo de propiedades medicinales capaces de curar desde el cáncer hasta ser un poderoso afrodisíaco. No sólo eso, los cuernos también se usan como una droga que se mezcla con agua o alcohol.

Advertisement

En cualquier caso, los cuernos están hechos de queratina, el mismo material del que están hechos el cabello o las uñas humanas, y hay poca o ninguna evidencia de que tengan algún tipo de valor médico o efecto psicodélico. [DailyMail, People]