Image: AP

A falta de horas para que el rescate en la cueva de Tailandia termine con el final esperado por todos, los padres de los críos siguen sin saber cuál de los pequeños continúa en el interior de la cueva y cuál está a salvo bajo los cuidados de los médicos. Esta es la razón.

En el momento de escribir esto faltan dos chicos y el profesor por salir de la cueva, horas para que la pesadilla termine con final feliz, sin embargo, las autoridades se han encargado de mantener en secreto la identidad de los rescatados, incluso de sus padres.

Advertisement

Y es que en lugar de reunirse con sus familias, las autoridades planearon hace unos días mantener a los niños en unidades de aislamiento esterilizadas que prohíben el contacto físico, y a sus padres tampoco les han dicho quiénes están a salvo.

El motivo, como han explicado los medios locales, es garantizar que los niños no hayan contraído ninguna infección y que la experiencia no sea aún más dolorosa para los padres de los pequeños que todavía están en la cueva.

Image: AP

Advertisement

Por ejemplo, una enfermedad potencialmente fatal que podrían haber contraído es la histoplasmosis, una infección pulmonar derivada de las esporas de hongos que se encuentran en los excrementos de murciélago. Esta se conoce comúnmente como “enfermedad de las cuevas” y generalmente es benigna, aunque puede conducir a la muerte si no se trata.

Pero como decíamos también existe un factor muy importante en la cultura del país: el respeto a las familias y el posible dolor que les ocasionaría saber que sus hijos siguen en peligro. Dicho esto, los servicios de salud han explicado que los niños deberían poder ver a sus familias el martes por la noche, cuando todos estarían a salvo.

De producirse esta situación, no podría haber “abrazos, ni caricias” hasta saber el resultado de sus análisis de sangre. [BusinessInsider]