Puedes tomar acciones para mejorar tu mal día.
Photo: hannah k (Flickr)

Todos hemos tenido un día que parece que nunca terminará, un día donde pasa una tragedia (porque en estos días todo parece tragedia) tras otra. A menudo pensamos que no podemos hacer nada para mejorar el día, pero no es cierto. Existe una simple estrategia que puede hacerte sentir mejor y consiste en tres simples pasos.

Advertisement

La escritora de comedia y autora Caissie St. Onge compartió la estrategia en Twitter esta semana, llamándole su táctica ejecutada y comprobada. Consiste en hacer tres cosas cuando estás teniendo un mal día (y evitar que se te explote la cabeza).

1. Haz algo que tienes que hacer: Aunque estés teniendo un mal día, es muy probable que todavía tengas algo que hacer, ya que el mundo no deja de girar. Por lo tanto, te podrías sentir mejor si terminas algo en tu lista. Yo apostaría por algo que te no tome mucho tiempo para que puedas tener una pequeña victoria. Tachar a algo de tu lista de cosas que hacer es una victoria, y te hará sentir bien.

Advertisement

2. Haz algo que quieres hacer: Nuestras vidas van más rápidas que nunca, y muchas veces esperamos hasta que llegue el fin de semana para hacer cosas divertidas. Si no te sientes bien, olvídate de eso. Haz algo que quieras hacer, aunque sea algo ordinario, ese mismo día. ¿Quieres salir a una cafetería a tomarte un café y un postre? Te lo mereces. Quizá quieres ver una película. Debes de hacer un hueco para hacerlo durante estos días. Mimarte un poco te hará bien.

3. Haz algo por otra persona: La ciencia ha comprobado que ayudar a otras personas nos hace sentir bien. Es por eso que el tercer paso de la prueba es hacer algo para los demás. Yo siempre intento hacer esto durante mis días malos, porque aunque yo me sienta mal, no quiero dispersar esos sentimientos. Ya hay suficiente mal en el mundo. Además, recuerda que si haces algo por alguien más, estás poniendo buen karma en el mundo.

Advertisement

Si estás teniendo un mal día, no pierdas nada por probar esta táctica para intentar mejorarlo. Por lo menos lograrás pensar en otra cosa durante un tiempo, que también puede servir para hacerte sentir mejor. Y recuerda, todos los días terminan, y siempre tendrás una oportunidad para tener una experiencia diferente el próximo día.