Im√°genes: Wikimedia Commons

Si por casualidad ves este √°rbol: no comas su fruta, no toques sus ramas y no huelas el aire que lo rodea. Se conoce como manzanilla de la muerte y, seg√ļn algunos historiadores, fue lo que mat√≥ al explorador espa√Īol Juan Ponce de Le√≥n, primer europeo en llegar a lo que hoy es Estados Unidos.

Advertisement

La manzanilla de la muerte (Hippomane mancinella) es una especie nativa de Mesoam√©rica y las islas del Caribe. Se extiende hasta el sur de Florida y los bordes m√°s septentrionales de Am√©rica del Sur. A menudo est√° cargada de peque√Īas frutas de color amarillo verdoso y aroma agradable, parecidas a la manzanas. Sus hojas son de un verde tropical, con nervios muy brillantes.

A primera vista no hay nada que diga ‚Äúpeligro‚ÄĚ, excepto que el √°rbol est√° en peligro de extinci√≥n en el estado de Florida. Pero no te dejes enga√Īar. En su breve gu√≠a sobre la manzanilla, los cient√≠ficos Michael G. Andreu y Melissa H. Friedman de la Universidad de Florida escriben:

Advertencia: Todas las partes de la manzanilla de la muerte son extremadamente venenosas. La ingestión y la interacción con cualquier parte de este árbol puede ser letal.

Advertisement

No es una exageraci√≥n: todas las partes de la planta ‚ÄĒla corteza, las hojas, las flores y su fruto‚ÄĒ dejan manar una savia blanquecina al romperse que provoca irritaciones, quemaduras, ampollas e inflamaci√≥n. Es tan corrosiva que consume con facilidad la tela de algod√≥n y otros materiales ligeros. Si te frotas los ojos despu√©s de tocar el √°rbol, puedes quedarte ciego. Si comes de su fruta, imag√≠nate lo que le puede pasar a tu tracto digestivo.

Algunos reptiles se alimentan de la manzanilla de la muerte y se alojan en su copa, pero la planta es espectacularmente t√≥xica para los humanos y el resto de mam√≠feros. Se recomienda incluso que no te eches la siesta cerca porque el polen que sueltan sus flores es altamente alerg√©nico y puede desatar reacciones severas en personas sensibles. Por algo aparece como el ‚Äú√°rbol m√°s peligroso del mundo‚ÄĚ en el libro de los r√©cords Guinness.

Advertisement

La manzanilla de la muerte, en defintiva, puede resultar letal. Y aunque no haya casos de muertes registrados en la literatura moderna, s√≠ que podemos leer el escalofriante relato de la radi√≥loga Nicola Strickland que, sin saber el riesgo que corr√≠a, se comi√≥ una fruta de este √°rbol en el a√Īo 1999, durante unas vacaciones caribe√Īas en la isla de Tobago:

Tom√© un bocado de esta fruta y la encontr√© agradablemente dulce. Mi amigo tambi√©n particip√≥ (por recomendaci√≥n m√≠a). Unos momentos m√°s tarde nos percatamos de una extra√Īa sensaci√≥n irritante en la boca, que gradualmente progres√≥ a una sensaci√≥n de ardor, lagrimeo y opresi√≥n en la garganta. Los s√≠ntomas empeoraron durante el siguiente par de horas hasta que apenas pod√≠amos tragar comida s√≥lida debido al dolor insoportable y la sensaci√≥n de una gran masa obstructiva en la faringe. Lamentablemente, el dolor fue exacerbado por la mayor√≠a de las bebidas alcoh√≥licas, aunque ligeramente aplacado por la pi√Īa colada, pero m√°s a√ļn por la leche sola.

Durante las siguientes ocho horas, nuestros s√≠ntomas orales comenzaron a disminuir lentamente, pero nuestros ganglios linf√°ticos cervicales se ablandaron y fueron f√°cilmente palpables. Contar nuestra experiencia a los lugare√Īos provoc√≥ incredulidad y horror; tal era la reputaci√≥n venenosa de la fruta.

Advertisement

No es de extra√Īar que los abor√≠genes del Caribe estuvieran familiarizados con la manzanilla de la muerte y utilizaran su savia para fabricar flechas venenosas. De hecho, se cree que la tribu de los calusa pudo usar la toxina de este √°rbol en el flechazo que mat√≥ a Juan Ponce de Le√≥n durante su segundo viaje a la Florida, en 1521. Otras fuentes apuntan que la herida de la flecha se gangren√≥. Sea como fuera, el conquistador muri√≥ en el barco de regreso a La Habana a causa de aquella herida de flecha. [Atlas Obscura]