Los científicos de la NASA están un poco más cerca de resolver el misterio del cráter Gale. Esta depresión de terreno de unos 150 kilómetros de diámetro es el lugar donde aterrizó el robot Curiosity Rover de la NASA, pero los últimos indicios confirman que todo el cráter pudo ser un lago enorme y profundo lago hace miles de millones de años.

De hecho, el propio monte Aeolis Mons (denominado popularmente en Estados Unidos como Mount Sharp) que corona el centro del cráter pudo haberse formado por sedimentación de depósitos arrastrados hasta allí por el agua. Las nuevas evidencias encontradas por Curiosity en las faldas de esta montaña sugieren que Marte tuvo mucha agua en estado líquido, y durante bastante tiempo. Aunque está en el fondo de un cráter de 4.5 kilómetros de profundidad, Aeolis Mons se eleva 5,5 kilómetros desde el fondo del valle del cráter Gale.

La simulación sobre estas líneas, creada por la NASA, muestra como pudo ser el aspecto de ese cráter de Marte hace miles de millones de años. El deshielo proveniente de las planicies que rodean al cráter formó un amplio delta que llenó de agua el valle. Aeolis Mons es el resultado de todos los sedimentos que el agua arrastró. A continuación, una simulación de cómo es el cráter Gale hoy.

Las capas de arena y polvo que Curiosity está analizando en su posición actual, a unos 150 metros de altura en Aeolis, coinciden con el tipo de formaciones sedimentarias que produce el agua. Los geólogos de la NASA esperan encontrar nuevas pruebas a medida que Curiosity ascienda.

Advertisement

Los datos encontrados hasta ahora sugieren que los deshielos fueron periódicos. John Grotzinger, del Instituto Tecnológico de Pasadena, en California, confía en que el robot logre aportar datos que expliquen cómo cambio la atmósfera marciana para generar toda esa cantidad de agua líquida de forma periódica y, sobre todo, qué pasó después para que todo el agua desapareciera. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)