Image: Equal Earth

Un estudio publicado en el International Journal of Geographical Information Science ha presentado la solución a un problema “eterno”: cómo hacer un mapa del mundo que retrate con precisión el tamaño y la forma de las masas terrestres de la Tierra.

Y es que, aunque nos hemos acostumbrado a ello, los mapas que solemos tener en casa están distorsionados, siendo el más común el mapa de proyección Mercator, que fue creado por el geógrafo y cartógrafo Gerardus Mercator en 1569.

Advertisement

A decir verdad, la proyección de Mercator está bien porque conserva bien los ángulos y las formas de las masas continentales del mundo, sin embargo, distorsiona en gran medida el tamaño de la tierra. Esto crea el llamado “problema de Groenlandia”, donde las masas de tierra más alejadas del ecuador, como Groenlandia, parecen mucho más grandes que, por ejemplo, África.

Y África es en realidad 14 veces más grande que Groenlandia, pero si miras un mapa de proyección de Mercator, pensarías todo lo contrario. Además del problema de tamaño del mapa, varios críticos dicen que el amplio uso del sistema de Mercator muestra un sesgo cultural.

Image: Mapa de Mercator de 1569. Wikimedia Commons

Advertisement

Bajo esta línea crítica, algunos piensan que la proyección de Mercator era más popular porque hacía que los países del norte de Europa fueran más grandes que sus oponentes en el hemisferio sur, sugiriendo que los países europeos eran más poderosos.

Por ello, y como remedio al supuesto sesgo, un historiador propuso que se utilizara el mapa de proyección de Gall-Peters en su lugar. En 2017, las Escuelas Públicas de Boston se convirtieron en el primer distrito escolar de Estados Unidos en deshacerse de la proyección de Mercator en un esfuerzo por “descolonizar el plan de estudios en nuestras escuelas públicas” y cambiaron a Gall-Peters.

Por supuesto, entonces llegaron nuevos fallos. El Gall-Peters describe con precisión el tamaño de las masas continentales, pero distorsiona las formas de los continentes. Así que parecía que estábamos condenados a tener que elegir siempre entre el tamaño preciso o la forma precisa sin la opción de tener ambos… hasta que un grupo de cartógrafos han publicado su mapa Equal Earth.

Advertisement

Image: Gall-Peters projection map (Wikimedia Commons)

¿Qué cambia? Según el estudio publicado en el International Journal of Geographical Information Science, los investigadores buscaron alternativas a las proyecciones del mapa mundial de la misma área actualmente disponibles, pero “no pudieron encontrar ninguna que cumpliera con todos nuestros criterios estéticos”, por lo que decidieron crear la suya propia.

Advertisement

Su diseño se inspiró en el mapa de proyección Robinson de 1963, uno que obtuvo el sello de aprobación de la National Geographic Society cuando lo nombraron su mapa en 1988. El mapa de Robinson es un híbrido parcial entre Mercator y Gall-Peters, tomando fragmentos de cada uno que lo hacen “altamente adecuado” para los mapas del mundo, según los autores del estudio.

Image: Comparativa

El Equal Earth se basó en la proyección de Robinson, aunque actualizó una característica clave:

La proyección del mapa Equal Earth está inspirada en la proyección Robinson ampliamente utilizada, pero a diferencia de la proyección Robinson, conserva el tamaño relativo de las áreas.

Advertisement

Por tanto, este último mapa puede representar tanto el tamaño como la forma precisa de las masas terrestres de la Tierra, resolviendo así los dos problemas de los mapas mundiales anteriores. De ser así, el mapa podría poner fin a la búsqueda de un mapa que realmente proporcione una visión certera del planeta que habitamos. [Journal of Geographical Information Science vía IFLScience]