Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Tu helado de vainilla probablemente está aromatizado con pasta de papel

Ilustración para el artículo titulado

Pero eso no es algo que deba preocuparte, porque el último helado de vainilla que te has comido probablemente haya tomado su maravilloso aroma del papel mojado. En el centro de este aparente sinsentido gastronómico está un conocido saborizante sintético llamado vainillina que, mucho nos tememos, tiene poco que ver con la vainilla.

Advertisement

La vainillina, vanilina o, para ser más exactos, Metil Vanilina o Aldeheido vanilínico sabe a vainilla, pero no tiene nada que ver con el fruto de la familia de orquídeas tropicales conocidas genericamente como Vainillas.

La vainilla natural es escasa y compleja de cultivar de forma masiva. La vainillina, en cambio se produce abundantemente mediante un proceso petroquímico a partir de una sustancia llamada Guaiacol que, en esencia, es lignina, o sea, pasta de papel.

Advertisement

Los polímeros orgánicos como la lignina o la vanilina tienen un aroma característico. Y esa es la razón por la que nos gusta tanto el olor de los libros. El papel, al degradarse por oxidación, produce vainillina de forma natural.

El caso es que la vanilina es ampliamente utilizada en la industria alimentaria, pero el proceso de sintetizarla a partir de la oxidación del Guaiacol es caro y genera sustancias contaminantes.

Advertisement

Hoy, dos científicos de la Universidad Putra en Malasia han encontrado un método que puede revolucionar la industria de síntesis de vanilina. El sistema utiliza sales en estado líquido, también conocidas como iones líquidos, para generar vainillina a partir de simple serrín.

Después, la mezcla se oxigena y filtra para separar el apreciado saborizante. Los iones líquidos son tóxicos, pero estos dos científicos han conseguido reducirlos a una sal prácticamente inocua y líquida a temperatura ambiente.

Advertisement

Aunque aún queda investigar un poco más para refinar el proceso, el resultado de esta descubrimiento abre las puertas a una vainillina más barata y respetuosa con el medio ambiente, aunque siempre menos natural que el preciado y raro fruto de las orquídeas vainilla. [MIT Technology Review]

Foto: Maraze / Shutterstock

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter