Imagen: dagon_ / pixabay

Los Centros para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades de Estados Unidos han publicado en su Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad la historia de una ni√Īa de 9 meses que se intoxic√≥ con el plomo de la ‚Äúpulsera homeop√°tica‚ÄĚ que le hab√≠an comprado sus padres. Ocurri√≥ hace un a√Īo en Manchester, Connecticut.

Advertisement

Una anal√≠tica rutinaria revel√≥ que la ni√Īa ten√≠a anemia normoc√≠tica y un nivel de plomo en sangre de 41 őľg/dl, ocho veces superior al l√≠mite de lo saludable. Los epidemi√≥logos decidieron investigar entonces la casa de la familia. Encontraron que hab√≠a sido construida en 1926 y que ten√≠a dos ventanas interiores pintadas con una base de plomo. No obstante, dada la escasa accesibilidad que ten√≠a la zona para la ni√Īa y el hecho de que sus hermanos de 3 y 5 a√Īos tuvieran niveles de plomo en sangre de 3 őľg/dl, los investigadores descartaron que fuera la fuente de la intoxicaci√≥n.

Fue entonces cuando los padres informaron a los m√©dicos de que su hija sol√≠a llevar una ‚Äúpulsera homeop√°tica curativa de hematita magn√©tica‚ÄĚ. La hab√≠an comprado en una feria local y se la pon√≠an de manera intermitente para intentar aliviarle las molestias t√≠picas de la dentici√≥n. A veces la ni√Īa chupaba y masticaba aquella pulsera, que pod√≠a ser la fuente del problema. Efectivamente, tras un an√°lisis a fondo del Departamento de Salud de Manchester, las peque√Īas perlas espaciadoras de la pulsera dieron positivo en plomo. Un positivo de 17.000 ppm, muy por encima del l√≠mite de 100 ppm que exige el gobierno de Estados Unidos en los productos para ni√Īos.

Imagen: Kimberly Dubanoski / Manchester Health Department, Connecticut

Advertisement

Los investigadores no encontraron marcas identificativas ni pudieron localizar al proveedor original de la ‚Äúpulsera homeop√°tica, lo que resulta especialmente alarmante si tenemos en cuenta que no hay un nivel seguro de plomo en sangre para los beb√©s. A esa edad no tienen desarrollada su barrera hematoencef√°lica y pueden recibir da√Īo permanente en el cerebro tras una exposici√≥n al plomo de este tipo. ‚ÄúLos altos niveles de plomo en la sangre de los ni√Īos conducen a problemas cognitivos‚ÄĚ, explica el presidente del departamento de medicina ambiental de la Universidad de Nueva York. ‚ÄúÔĽŅEl plomo disminuye el coeficiente intelectual de los ni√Īos y es m√°s probable que muestren un comportamiento criminal‚ÄĚ.

Las intoxicaciones por exposici√≥n al plomo ocurren normalmente a trav√©s de materiales contaminados, como el agua o la pintura de construcciones antiguas, pero la acci√≥n de las autoridades ha reducido en m√°s de un 75% esos casos de intoxicaci√≥n desde 1970. El nuevo enemigo son las sustancias t√≥xicas que pueden contener algunos remedios ‚Äúhomeop√°ticos‚ÄĚ, que en Estados Unidos no son revisados por la Administraci√≥n de Alimentos y Medicamentos. Una investigaci√≥n reciente revel√≥ que un medicamento homeop√°tico hab√≠a matado y enfermado a m√°s 370 ni√Īos porque conten√≠a conten√≠a cantidades inconsistentes de belladona. La homeopat√≠a es un negocio de 50.000 millones de d√≥lares. [CDC]