La escena tiene lugar durante la espectacular migración anual de tiburones de punta negra en la costa este de Florida, uno de los eventos naturales más locos que se pueden contemplar si tenemos en cuenta que la manada se convierte en presa fácil para un solo tiburón martillo gigante.

Por regla general, los tiburones siguen a la carnada más sencilla, y los peces más pequeños generalmente avanzan según el clima. Por esta razón, en pleno apogeo, hay decenas de miles de tiburones de punta negra relativamente pequeños (algunos mucho más grandes que otros) que nadan muy cerca de las playas a lo largo de la costa este de Florida, en enclaves como Palm Beach, Ft. Lauderdale o Miami Beach.

La secuencia de esta apasionante persecución es obra del canal de pesca BlacktipH, quienes saben del momento de la migración y colocaron un dron sobre las aguas para captar algunas de estas salvajes imágenes. Lo que finalmente vemos: la apasionante caza de un solo tiburón martillo gigante que pesa más de 400 kilos acechando a los tiburones de punta negra más pequeños antes de devorar uno. [BlacktipH]