Un grupo de turistas que habĂ­a acudido a la costa de Gales a ver delfines se encontrĂł con un espectĂĄculo mucho mĂĄs raro. MĂĄs de 20 pulpos aprovecharon la noche para darse un paseo por la playa de New Quay. Lo mĂĄs intrigante es que, segĂșn los habitantes de la cercana localidad de Ceredigion, no es la primera vez.

Brett Jones, propietario de la compañía de avistamiento de delfines SeaMĂŽr Dolphin Watching Boat Trips logrĂł capturar el inusual espectĂĄculo en vĂ­deo. Los pulpos parecen sanos, y simplemente pasean p0r la arena ayudĂĄndose de sus tentĂĄculos. Aunque son criaturas marinas, su capacidad para absorber cierta cantidad de oxĂ­geno del agua les permite salir a tierra firme y sobrevivir durante unos minutos siempre y cuando su piel se mantenga hĂșmeda.

Advertisement

Lo que no estå claro es por qué los pulpos han comenzado a comportarse así. Se conocen casos en los que estos animales salen entre las rocas en busca de presas. Incluso se ha llegado a registrar una ocasión en la que un pulpo en cautividad llegó hasta el mar tras recorrer decenas de metros en el Acuario Nacional de Nueva Zelanda y escapar por las tuberías.

Advertisement

Este caso es diferente porque implica a demasiados pulpos simultåneamente. El conservador del Acuario Nacional de Plymouth, James Wright. Sugiere que quizå el extraño comportamiento se deba a la reciente tormenta tropical que azotó la costa britånica. Wright especula con la posibilidad de que la presión atmosférica o las corrientes hayan desorientado a los animales hasta el punto de hacerles huir a tierra firme. Sin embargo, eso no explica que regresen a tierra cada noche pasado el huracån.

Brett Jones ha pedido a los turistas y habitantes de Ceredigion que devuelvan al agua a los animales si se encuentran alguno vivo. Eso sĂ­, ha advertido de que no toquen a los pulpos sin guantes protectores. “Si se sienten amenazados muerden como locos”, añade el especialista en vida marina. [vĂ­a The Guardian]