Ilustración de los dos osciladores entrelazados
Illustration: Aalto University/Petja Hyttinen & Olli Hanhirova, ARKH Architects

La ciencia conoce los principios b√°sicos de la teleportaci√≥n desde hace d√©cadas. Lamentablemente, a√ļn no hemos descubierto como viajar de un punto a otro del espacio al estilo Star Trek. Tan solo somos capaces de teleportar estados cu√°nticos de part√≠culas. Un equipo de cient√≠ficos acaba de cambiar eso.

La teleportaci√≥n cu√°ntica se basa en un extra√Īo principio llamado entrelazamiento. El primero en intuir este fen√≥meno fue el propio Einstein en 1935. Al padre de la f√≠sica moderna aquel fen√≥meno por el que dos part√≠culas pod√≠an afectarse mutuamente a trav√©s del espacio y el tiempo le pareci√≥ tan extra√Īo e improbable que se refiri√≥ a √©l como una acci√≥n fantasmal a distancia.

Advertisement

Por extra√Īa que parezca, la acci√≥n fantasmal a distancia es muy real. En 2015, un equipo de f√≠sicos del Instituto Nacional de Est√°ndares y Tecnolog√≠a (NIST) en Estados Unidos demostr√≥ la existencia de ese entrelazamiento. Desde entonces, los descubrimientos no han cesado. Gracias a ese fen√≥meno de la f√≠sica cu√°ntica hemos logrado medir estados entre m√ļltiples part√≠culas, transmitir instant√°neamente estados de una part√≠cula a otra a cientos de kil√≥metros y hasta transferir informaci√≥n desde part√≠culas en un sat√©lite en √≥rbita hasta sus hom√≥nimas en una estaci√≥n en Tierra.

Todos estos descubrimientos son increíblemente valiosos desde el punto de vista de las telecomunicaciones y la microelectrónica, pero la teleportación basada en el entrelazamiento cuántico ha sido un fenómeno limitado exclusivamente a partículas subatómicas (generalmente fotones, iones y electrones). Nunca hasta ahora se había observado ese mismo fenómeno aplicado a objetos más grandes. Un equipo de físicos del Centro Nacional de Investigación de Micro y Nanotecnologías OtaNano, en Suecia, acaban de lograr precisamente eso.

Advertisement

Cristales con fotones entrelazados en un experimento de la NASA
Photo: NASA

Para emular el comportamiento de las particulas subat√≥micas, los cient√≠ficos fabricaron dos micro osciladores mec√°nicos (algo parecido a diminutos tambores). Cada uno apenas tiene 15 micr√≥metros de di√°metro (la anchura de un cabello humano. Puede parecer poco, pero es un salto gigantesco en la escala. Cada uno de esos osciladores est√° compuesto de trillones de √°tomos, algo definitivamente masivo si lo comparamos con el tama√Īo de un solo electr√≥n.

Después, enfriaron estos osciladores a una temperatura cercana al cero absoluto para formar un circuito superconductor entre ambos instrumentos. Finalmente, emplearon microondas para hacer que los osciladores resonaran emitiendo ultrasonidos.

Advertisement

El experimento ha llevado cuatro a√Īos, y su resultado ha sido positivo. Los f√≠sicos han observado entrelazamiento cu√°ntico entre los dos osciladores. El siguiente paso de los cient√≠ficos es tratar de teleportar las vibraciones mec√°nicas de los osciladores.

Por supuesto, a√ļn estamos muy lejos de la teleportaci√≥n al estilo Star Trek, pero el descubrimiento abre la puerta a un campo completamente nuevo de la f√≠sica, el de la mec√°nica cu√°ntica macrosc√≥pica. El hallazgo adem√°s permitr√° estudiar la f√≠sica cu√°ntica y la convencional desde una perspectiva completamente nueva y quiz√°, solo quiz√°, conciliar ambas ramas en una teor√≠a del todo como la que imagin√≥ Stephen Hawking. [Nature, v√≠a The Conversation]