Aunque los guepardos parezcan ser simplemente una versión muy grande de los gatos que tenemos en casa, es importante recordar que son animales salvajes. Una familia en Holanda tuvo que aprender esta lección en una forma realmente espantosa cuando salió de su coche para ver de cerca y hacer fotos de estos animales en un safari.

Advertisement

El incidente tomó lugar en el Beekse Bergen Safari Park en Holanda. Todo empezó cuando un hombre sale de su coche, algo que está prohibido en el parque, para hacer fotos de un grupo de guepardos que estaban cerca. Poco después, una mujer sale del coche para depositar unos artículos en el maletero. Los dos niños del coche siguieron el ejemplo de los adultos, saliendo para ver a los guepardos.

La familia no tuvo que esperar mucho para aprender que sus acciones tenían consecuencias. Al ver a la familia, el grupo de guepardos empiezan a correr hacia ellos, lo cual provoca que los humanos se dirigieran desesperadamente al coche. Afortunadamente, todos lograron meterse en el vehículo y evitar una situación realmente peligrosa.

El vídeo del encuentro, que fue grabado por otros visitantes en un coche cercano, se circuló por Internet y se ha convertido en uno de los vídeos del momento. Adjuntamos el vídeo a continuación. El encuentro empieza en el minuto 2:22.

Niels de Wildt, un gerente del parque, le afirmó a medios locales que la familia había tenido “mucha suerte”.

Advertisement

“Los guepardos tienen un horario de alimentación, así que no tenían mucha hambre y no estaban en modo de caza”, dijo de Wildt. “En la primera instancia, tienen la misma reacción que tienen cuando aparece alguien inesperado. Piensan, ‘oye, algo raro está ocurriendo en nuestro territorio’”.

De Wildt añade que bajos las circunstancias, los animales respondieron a la situación.

Advertisement

En general, al público se le aconseja mantener la distancia de los animales en un safari al menos de que reciban instrucciones específicas de su guía. Varios animales, como los elefantes o los rinocerontes, atacan cuando los humanos se acercan mucho a ellos o a sus críos.

[The Independent]