Image: Getty

Un tratamiento de belleza poco ortodoxo destinado a rejuvenecer los pies se convirtiĂł en un inquietante misterio mĂ©dico para esta joven mujer. SegĂșn un informe del caso publicado por su mĂ©dico en JAMA Dermatology, las uñas de los pies de la paciente dejaron de crecer y comenzaron a caerse poco despuĂ©s de recibir una sesiĂłn de pedicura con peces.

Se llama pedicura con peces al tratamiento en que unos pequeños peces mordisquean tus pies mientras los remojas en una tina de agua tibia o a temperatura ambiente. La especie de pez utilizada —una carpa sin dientes conocida como Garra rufa— suelen ser herbĂ­vora, pero en caso de necesidad tambiĂ©n comen piel humana muerta. Se dice que el festĂ­n voraz de los peces ayuda a tratar afecciones como la psoriasis y embellecer la piel, lo que les otorga el sobrenombre de “pez doctor”.

Advertisement

Desafortunadamente para la mujer anónima de unos 20 años, su experiencia fue de todo menos rejuvenecedora. Después de su pedicura, la mayoría de las uñas de sus pies dejaron de crecer y comenzaron a caerse, una condición conocida como onicomadesis. Seis meses después de tener problemas en las uñas, visitó a un dermatólogo que descartó cualquier causa conocida de onicomatosis, como una enfermedad grave o un efecto secundario de ciertos medicamentos. El culpable mås probable era la pedicura de peces.

“Si bien el mecanismo de acciĂłn no estĂĄ del todo claro, es probable que el pez traumatice la matriz ungueal”, dijo a Gizmodo Sheri Lipner, profesora asistente de dermatologĂ­a en Weill Cornell Medicine de la Universidad de Columbia y mĂ©dica tratante de la mujer. El caso, por lo que Lipner sabe, serĂ­a la primera instancia documentada de onicomadesis causada alguna vez por peces.

Por el bien de proteger el anonimato de su paciente, Lipner no puede revelar dónde obtuvo su pedicura la mujer. Pero señala que estos tratamientos son bastante populares fuera de los Estados Unidos, por ejemplo en China. Llegaron a su punto mås alto de popularidad en Estados Unidos hace aproximadamente una década, pero desde entonces han sido prohibidos en al menos 10 estados, incluyendo Nueva York, en gran parte debido a problemas de salud.

Advertisement

Por un lado, los peces se utilizan a menudo en mås de una persona, lo que hace que el riesgo de transmitir infecciones sea una posibilidad real. Y aunque los defensores de la pedicura con peces argumentan que pueden desinfectar adecuadamente a los animales y la tina entre usos, los investigadores han demostrado que las bacterias que causan enfermedades pueden encontrarse fåcilmente tanto en las tinas como en los peces utilizados en estos spas. Algunos informes también han vinculado directamente infecciones del pie a estos tratamientos.

“No recomiendo pedicuras con peces para ningĂșn propĂłsito mĂ©dico o estĂ©tico”, dijo Lipner. “AdemĂĄs de onicomatosis, tambiĂ©n hay infecciones graves asociadas con pedicuras con peces”.

En cuanto a la mujer, sus uñas probablemente vuelvan a crecer, pero no por un tiempo prolongado. Lipner señala que las uñas de los pies solo crecen un milĂ­metro por mes en promedio, mientras que una uña completa puede tardar hasta 18 meses en ser reemplazada. “Por lo tanto, tendremos que esperar bastante tiempo para ver el resultado”, dijo.

Advertisement

[JAMA Dermatology]