Efectos del tratamiento en los ratones. Imagen: Sagiv-Barfi

Una nueva terapia contra el c√°ncer promete convertirse en ‚Äúla vacuna‚ÄĚ en la lucha contra la enfermedad. Al parecer, los investigadores inyectaron marcadores sobre el tumor principal y las c√©lulas T del sistema inmune hicieron el resto. Lograron curar al 100% de los ratones de c√°ncer con linfoma.

No sólo eso, obtuvieron resultados similares en cánceres de colon, mama y melanoma. El estudio lo llevaron a cabo investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

Advertisement

Como dec√≠amos al comienzo, la terapia se bas√≥ en inyectar peque√Īas cantidades de dos agentes inmunoestimulantes directamente sobre los tumores s√≥lidos de los ratones, estos pudieron eliminar todo rastro de c√°ncer en los animales, incluidas las met√°stasis distantes y aquellas no tratadas.

El equipo cree que la aplicaci√≥n local de cantidades muy peque√Īas de los agentes podr√≠a servir como una terapia contra el c√°ncer r√°pida, efectiva y relativamente barata. Adem√°s, y muy importante en estos casos tan tempranos, dicen que es poco probable que cause los efectos secundarios adversos que a menudo se observan con la estimulaci√≥n inmune en todo el cuerpo. Seg√ļn el investigador y autor principal del estudio, Ronald Levy:

Cuando usamos estos dos agentes juntos, vemos la eliminación de tumores en todo el cuerpo. Este enfoque evita la necesidad de identificar objetivos inmunes específicos del tumor y no requiere la activación al por mayor del sistema inmune o la personalización de las células inmunes de un paciente.

Advertisement

Ronald Levy. Stanford

Uno de los dos agentes ya está aprobado para su uso en humanos; el otro ha sido probado para uso en varios ensayos clínicos, aunque no relacionados. De hecho, en enero se lanzó un ensayo clínico para evaluar el efecto del tratamiento en pacientes con linfoma.

En cuanto a ese funcionamiento ‚Äúm√°gico‚ÄĚ de la terapia, Levy explica que las c√©lulas inmunes como las c√©lulas T reconocen las prote√≠nas anormales que est√°n presentes en las c√©lulas cancerosas y se infiltran para atacar el tumor. Sin embargo, a medida que el tumor crece, este suele dise√Īar formas de suprimir la actividad de las c√©lulas T.

Advertisement

El método de Levy funciona precisamente para reactivar estas células T específicas para el cáncer, inyectando cantidades de microgramos de los dos agentes directamente en la zona del tumor. Uno, un tramo corto de ADN llamado oligonucleótido CpG, funciona con otras células inmunes cercanas para amplificar un receptor activador en la superficie de las células T. El otro, un anticuerpo, activa las células T para dirigir la carga contra las células cancerosas.

Debido a que los dos agentes se inyectan directamente en el tumor, solo se activan las c√©lulas T que se han infiltrado en √©l. De esta forma, estas c√©lulas son ‚Äúpreseleccionadas‚ÄĚ por el cuerpo para reconocer solo prote√≠nas espec√≠ficas del c√°ncer.

Advertisement

Sorprendentemente, algunas de estas c√©lulas T activadas por tumores no s√≥lo act√ļan sobre el foco inicial, tambi√©n son capaces de alejarse del tumor original para encontrar y destruir otros id√©nticos en todo el cuerpo. Un enfoque revolucionario si tenemos en cuenta que se curaron los 90 ratones con linfomas en laboratorio (tres tuvieron una reca√≠da y un segundo tratamiento termin√≥ por curarlos).¬†

Adem√°s, Levy asegura que obtuvieron resultados similares en ratones con tumores de mama, colon y melanoma. A partir de aqu√≠, se espera que el ensayo cl√≠nico actual reclute alrededor de 15 pacientes con linfoma de bajo grado. Si tiene √©xito, el investigador cree que el tratamiento podr√≠a ser √ļtil para muchos otros tipos de tumores. [Standford]