Era fiesta nacional en Australia, conocida como el Día de Anzac, donde la mayoría tienen el día libre. Una jornada perfecta para, por ejemplo, acudir al cine en familia para ver la película infantil Peter Rabbit. Sin embargo, lo que iba a ser una tarde tranquila para los más pequeños, se tornó en terrorífica.

Si la película se acerca a lo que promete el tráiler, Hereditary va a ser una de las películas de terror más comentadas este año. Por eso cuando en la sala de cine en sesión infantil de Perth, Australia, pusieron por error el tráiler antes de la proyección de la película infantil, lo que ocurrió después te lo puedes imaginar. Según cuenta a WA Today uno de los padres que estuvo en la sala:

Aquello fue espantoso. Enseguida vimos que aquello no era una película para niños. Los padres comenzaron a gritar a los responsables de la sala para que se detuviera, cubriendo los ojos y los oídos de sus hijos.

Advertisement

Otro testigo horrorizado explicó cómo otros padres “huyeron del cine con sus hijos”. Pasadas unas horas, Event Cinemas publicó una disculpa en forma de declaración:

Tan pronto como el personal se dio cuenta de la situación de ayer, los tráilers se quitaron de la pantalla de inmediato y todos los clientes recibieron tickets de cortesía como un gesto de buena voluntad.

El problema, según han reportado algunos de los asistentes, es que los pases gratuitos tenían fecha de caducidad para el 25 de abril de este año, es decir, el mismo días de los hechos.

Advertisement