Imagen: Logan Paul / YouTube

Es oficial: Logan Paul no ha cambiado ni un ápice después de grabarse junto a una víctima de suicidio y subir el video a YouTube. Un mes después, el youtuber volvió por la puerta grande con un emotivo mensaje sobre la prevención de conductas suicidas, pero sus últimos videos han seguido en la línea habitual.

Ahora YouTube ha dicho basta. Después de varias semanas de idas y venidas, la compañía ha anunciado que suspenderá temporalmente todos los anuncios de los canales de Logan Paul para darle donde más le duele. Esto último lo he añadido yo, y es que Paul —con ingresos estimados de 1,2 millones de dólares al mes a través de los anuncios— es uno de los youtubers mejor pagados.

Advertisement

“No se trata de una decisión que tomamos a la ligera”, explica YouTube. “Creemos que ha exhibido un patrón de comportamiento en sus videos que hace que su canal no solo sea inadecuado para los anunciantes, sino también potencialmente perjudicial para la comunidad de creadores en general”.

En sus últimos videos, Logan Paul animaba a sus seguidores a seguir el Tide Pod Challenge (el reto de comer detergente para lavavajillas), electrocutaba a dos ratas muertas con un taser delante de una niña y sacaba de su estanque a un pez moribundo para practicarle una jocosa “reanimación cardiopulmonar”.