Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado

A finales de 2017 internet ardió por culpa de Logan Paul: el Youtuber subió el vídeo de un cadáver en el bosque de los suicidios de Japón y abandonó la plataforma por un mes “para reflexionar”. Es bastante posible que YouTube te haya notificado de su regreso, incluso si no lo seguías (ni pensabas hacerlo).

Advertisement

A la plataforma se le ocurrió que era buena idea promocionar el regreso de Logan Paul después de no solo haber mostrado un suicidio en su canal, sino también haberse comportado como todo un patán durante toda su estadía en Japón, ofendiendo a los ciudadanos y a su cultura con la excusa de que es “solo una broma”.

Advertisement

Aunque Paul tiene más 15 millones de seguidores en YouTube y unos cuantos millones en Twitter, muchos ni siquiera sabíamos que existía antes de que comenzara la polémica relacionada a sus vídeos. ¿Qué necesidad había de notificar a un montón de usuarios de la plataforma que había regresado alguien que quizás ni siquiera conocen, o que no les interesa ver?

Advertisement

Lo irónico es que YouTube semanas antes anunció que castigaría a Paul eliminándolo de su plataforma de contenido promocionado, y posponiendo de forma indefinida sus proyectos en YouTube Red. Aún así, un nuevo vídeo de Paul en el que habla de cómo “entendió cuál fue su error y ahora quiere dedicarse a crear conciencia acerca del suicidio”, mientras a su vez se burla de su “desaparición” temporal y se promociona a sí mismo e invita al que lo vea a comprar productos de su marca, fue publicitado por la compañía ante muchas personas en el mundo, bien fuesen sus seguidores o no.

YouTube ahora pide disculpas, asegurando que fue un error y que solo buscaban promocionar el regreso de Paul ante sus suscriptores.

Advertisement

Pero, ¿acaso la plataforma no dijo que iba a castigarlo? Pareciera que solo fue algo temporal. Después de todo, Logan Paul es parte de la imagen y los creadores más “populares” en YouTube, y un par de “vídeos malos” no bastan para perder todas las visitas que sus otros vídeos podrían traer. Las disculpas de Paul o de YouTube no son suficientes, deberían tomar acciones reales y definitivas. [vía Telegraph / YouTube]

Redactor en Gizmodo. Tecnología, videojuegos, cine y televisión. Siempre cerca de una pantalla y una taza de café.

Share This Story

Get our newsletter