GIF: UC3M

Un equipo de investigadores españoles acaba de terminar el prototipo de una bioimpresora 3D capaz de imprimir piel humana completamente funcional. El dispositivo no solo permitirá tratar quemaduras graves, sino evitar las pruebas cosméticas y farmacéuticas con animales.

El dispositivo y la técnica de impresión es obra de científicos de de la Universidad Carlos III de Madrid, el CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) y el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, y su estudio acaba de publicarse en la revista Biofabrication.

Advertisement

La clave de esta impresora está en la materia prima, un producto que los investigadores denominan biotintas y que es capaz de replicar a la perfección las diferentes capas de la piel. En palabras de Juan Francisco Cañizo, investigador del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y de la Universidad Complutense de Madrid:

La parte crítica del sistema es saber cómo mezclar lo componentes biológicos, en qué condiciones manejarlos para que no se deterioren las células y cómo realizar la deposición adecuada.

El proceso de producción de esta piel tiene la particularidad de que el tejido resultante es capaz de generar su propio colágeno en lugar de usar colágeno de origen animal. El dispositivo replica la estructura natural de la piel, con una primera capa externa, la epidermis que protege contra el medio ambiente exterior, y otra más profunda y gruesa, la dermis. Esta última capa está integrada por fibroblastos. Estas células producen colágeno, la proteína que da elasticidad y resistencia mecánica a la piel.

La impresora puede imprimir piel genérica para ser usada, por ejemplo, en laboratorios cosméticos a fin de probar nuevos productos. También es posible imprimir piel a partir de células de un paciente concreto para crear parches personalizados con los que tratar quemaduras graves.

Advertisement

Actualmente, la impresora se encuentra a la espera de recibir la aprobación de las entidades regulatorias europeas para garantizar que la piel producida es apta para su utilización en trasplantes a pacientes con quemaduras y otros problemas en la piel. [Biofabrication vía Universidad Carlos III]