Las falsificaciones de productos de lujo son un jugoso mercado en países como China, y los talleres que realizan estas copias son tan buenos en su trabajo que hace falta ser un experto para distinguirlas. Ahora, gracias a una técnica desarrollada en Suiza, solo hará falta una luz ultravioleta.

Un equipo de investigadores de la Escuela Politécnica de Lausana (EPFL), en Suiza, han desarrollado un procedimiento que permite insertar partículas a escala nanométrica en una lámina de cristal. Estas partículas pueden formar formar cualquier diseño que quiera el fabricante, y son completamente invisibles bajo luz normal. Sin embargo, si iluminamos el cristal con luz ultravioleta se hacen visibles. La escala de colores del patrón depende de la forma y orientación de los nanocristales.

El método ya está disponible comercialmente, y es lo bastante complicado y caro de producir como para que a las empresas dedicadas a la falsificación no les compense adoptarlo. [EPFL vía IEEE Spectrum]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.