Imagen: Gurza / Shutterstock

Todos tenemos nuestros métodos para ir de compras, pero, cuando vamos al supermercado, la mayoría de nosotros hace lo mismo: arrastrar lentamente el carrito y quizá repasar una lista arrugada. Eso ofrece muchos beneficios para el propio supermercado, pero muy pocos para el cliente.

Advertisement

Los supermercados utilizan una gran cantidad de trucos psicológicos dentro de la tienda. Pero si eres consciente de estos juegos de mente y cambias la forma de comprar, puedes ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo con facilidad.

Compra más rápido: cómo reducir el tiempo que pasas dentro de la tienda

Una de las primeras cosas que podrían venirte a la mente cuando piensas en un supermercado es la música que ponen en la tienda. ¿Sabes por qué eligen esas canciones para el hilo musical? En la mayoría de los casos, la música que suena en los supermercados es elegida específicamente para reducir tu velocidad. La música más lenta hace que los compradores se muevan más lentamente, lo que significa que van a pasar más tiempo mirando las ofertas y considerando hacer compras adicionales. Si quieres pasar menos tiempo en la tienda, llévate unos auriculares y escucha música rápida y enérgica para acelerar tus compras.

Las compras impulsivas pueden parecer la forma más rápida de comprar —los compradores impulsivos tienden a moverse más rápido y tomar decisiones más rápidamente—, pero también puede ser una manera ineficiente de comprar, deambulando por todo el supermercado, olvidando cosas y comprando al azar. Los compradores impulsivos a menudo tienen que ir a una tienda local para comprar las cosas más adelante en la semana, tienen un gasto semanal mayor y más comida caduca antes de que la puedan comer.

Advertisement

Un punto clave para moverte de forma rápida y eficiente cuando vas de compras es comer antes de comprar, para mantener arriba el nivel de azúcar en sangre. Aunque eso signifique comprar un bocadillo y comértelo en la entrada antes de empezar, el hambre y la glucosa tienen una influencia enorme sobre tus compras. Las personas con niveles bajos de azúcar en sangre se mueven más lentamente, piensan más lentamente, se confunden muy fácilmente y se sienten más atraídas por la comida basura.

Compra más fácil: cómo organizar tu lista de la compra para conseguir la máxima eficacia

Podrías pensar que es un trabajo innecesario, pero una lista de la compra precisa es la mejor manera de ahorrar tiempo y energía en la tienda.

Advertisement

Sponsored

La clave no es sólo tener una lista de compras, sino descomponer tu lista en categorías. Tanto si usas una aplicación como si usas la parte posterior de un sobre, divide tu compra por secciones y, si te sientes súper organizado, categorízalas en el orden por el que están en la tienda.

Esto tiene dos ventajas. En primer lugar, sólo pasas por cada pasillo una vez para coger los productos y en segundo lugar, deberías poder identificar más fácilmente si falta algo en la lista. Asegúrate de que tu lista sea tan detallada como te sea posible; por ejemplo, en lugar de ‘pimiento’ escribe ‘2 pimientos rojos’. Esto evitará que compres de más. Si vas a comprar los ingredientes de una receta, anota la cantidad exacta que necesites (es poco probable que puedas comprar un paquete de 435 g de harina, pero te recordará que debes comprar el paquete de 500 g y no el de 1 kg).

Una vez que tu lista esté escrita, cumple con ella y compra sólo lo que has escrito. Si te das cuenta de que has olvidado algún elemento esencial (por ejemplo, pañales), añádelo a la lista. No te dejes enganchar por ofertas y descuentos a menos que sean para sustituir los productos de la lista por otros de mejor valor. Las bolsas de verduras con descuento parecen una opción atractiva, pero si compras una asegúrate de que seas capaz de comértela a tiempo —si sólo vas a cocinar para dos, ¿vais a comer 1,5 kg de zanahorias en una semana?

Si va de compras con regularidad para una gran familia, deberías considerar hacer la compra en línea, especialmente tienes que llevar a tu familia contigo a la tienda —los niños son los compradores más impulsivos. El coste de la entrega puede parecer elevado a primera vista, pero el tiempo y el dinero que ahorras puede ser significativo, especialmente si tú o alguno de los miembros de tu familia son propensos a las compras impulsivas (o a las rabietas en la tienda).

Si sólo compras los artículos que estabas buscando en el sitio web del supermercado, su compra podría reducirse drásticamente y ser entregada en tu puerta; algo especialmente práctico no tiene acceso a un vehículo. Muchos supermercados también ofrecen horarios de entrega de menor demanda a precios reducidos.

Compra más barato: cómo disminuir drásticamente tus gastos en el supermercado

Solemos ser conscientes de lo que gastamos, sobre todo si tenemos menos dinero de lo que nos gustaría. Pero la mejor manera de disminuir nuestros gastos en la tienda es ser conscientes del precio de todo lo que compramos, lo que significa que presupuestar las compras con mayor precisión. Además, si eres consciente del precio de lo que has comprado, serás menos propenso a dejar que se eche a perder. Todos hemos acabado tirando a la basura ese vegetal que nunca aprovechamos, pero ¿cometeríamos el mismo error dos veces si lo visualizáramos como tirar dinero en efectivo?

Advertisement

Advertisement

Por suerte, esto es menos complicado de lo que parece. Muchas aplicaciones para hacer la compra almacenan automáticamente los precios del supermercado y suman un total estimado de lo que te va a costar. Si prefieres escribirlo todo a mano, anota los precios en la lista a medida que hagas la compra.

Si tienes tiempo, un plan semanal detallado de tus comidas puede ayudar a reducir drásticamente el gasto. Si no tienes tiempo (o no tienes un estilo de vida que te permita la planificación a largo plazo), asegúrate de que no estés comprando de más o comprando productos duplicados. Trata de no comprar comidas precocinadas ni comidas con mucha azúcar, sal ni grasas; incluso las versiones de marca blanca cuestan más de lo que valen. Si tienes tiempo, puedes hacer tus propias versiones de platos ya preparados por el supermercado, en casa y a un precio mucho más bajo.

Una de las mejores técnicas para hacer esto es mirar el recibo de la semana anterior y descubrir lo que no te comiste; alimentos básicos como la pasta y arroz durarán más, pero esa lechuga con aspecto triste de la que te deshaces todas las semanas no mejorará tu dieta ni el grosor de tu billetera. Antes de salir de compras, también debes revisar la despensa y asegurarte de que no estés comprando alimentos que ya tengas.

Advertisement

Todo el mundo puede ahorrar tiempo y dinero si rompe sus hábitos normales y piensa un poco más sobre cómo hace la compra. Sacrificando un poco de tiempo y dándole una vuelta en la cabeza, el viaje semanal al supermercado puede ser mucho menos estresante y mucho menos costoso.

Phillip Adcock es el fundador y director general de la agencia de investigación Shopping Behaviour Xplained Ltd y el autor de Shoppology: The Science of Supermarket Shopping.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.