El glaciar Zachariae Isstrom, en Groenlandia, contiene suficiente hielo como para elevar el nivel de los océanos 46 centímetros. Este gigantesco río de hielo ha comenzado a desintegrarse a un ritmo alarmante, y los científicos avisan de que su inestabilidad es probablemente irreversible.

Todos los glaciares van volcando toneladas de hielo al océano, pero lo hacen a un ritmo pausado. Desde 2012, la velocidad del Zachariae Isstrom se ha triplicado, aumentando en 125 metros cada año.

Advertisement

Los científicos llevan monitorizando este y otros glaciares desde hace 40 años, y eso es lo que ha permitido detectar su rápido deterioro. En el caso del Isstrom, el investigador de la Universidad de California Jeremie Mouginot explica:

Incluso aunque tengamos unos años realmente fríos por delante, creemos que el glaciar se ha vuelto inestable. Ahora que ha empezado a degradarse, seguirá retrocediendo hasta alrededor de 30 kilómetros. Es posible que a partir de ese punto se estabilice.

Las observaciones vía satélite de la NASA confirman el diagnóstico de Mouginot. El problema principal son las corrientes marinas de agua cálida, que han socavado el glaciar por debajo, debilitando su conexión con la línea costera. Icebergs cada vez más grandes se van soltando y quedan flotando a la deriva en las aguas del Atlántico Norte a un ritmo de 5.000 millones de toneladas anuales.

Vista aérea del glaciar Zachariae Isstrom tomada en septiembre de 2015. Foto: John Sonntag

Advertisement

Advertisement

No hay una fecha exacta para saber hasta qué punto subirá el nivel del mar y cuánto lo hará, pero el deshielo del Zachariae Isstrom no es en absoluto una buena noticia, y lo peor es que no es el único glaciar en vertiginoso retroceso. [Science vía The Guardian]

Foto de portada: Finn Bo Madsen / NASA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)