Foto: Australian Archaeology

Es una pequeña pieza de piedra de tan solo 11 milímetros, pero un equipo australiano de arqueólogos asegura que pertenece al hacha más antigua que se conoce. Según la datación, fue tallada por los primeros pobladores de Australia hace alrededor de 44 a 49.000 años.

El descubrimiento supera en más de 10.000 años a los instrumentos similares que se conocen, y arroja nuevas caves sobre el desarrollo tecnológico de nuestros antepasados. La importancia del hallazgo es que apunta a que se trata de un hacha convencional con mango. Diversos antecesores del ser humano elaboraron hachas de mano desde hace más de 700.000 años, pero son herramientas completamente diferentes. Se trata de piedras afiladas a golpes que se sostenían directamente con la palma de la mano.

Foto: Australian Archaeology

En este caso, y aunque no se conserva la parte que debía ir unida a la madera, los investigadores explican que su diseño apunta de forma inequívoca a un instrumento con mango muy similar a las hachas tal y como las conocemos hoy.

Advertisement

Uno de los misterios en torno a esta pieza es que los pobladores que llegaron a Australia desde las islas más al norte hace unos 50.000 años no sabían tallar hachas. De alguna manera, desarrollaron esa tecnología tras su llegada al continente. La escasez de restos de este tipo de instrumentos se debe muy probablemente a que no es fácil encontrar la piedra basáltica idónea para su elaboración. Los responsables del hallazgo investigarán más concienzudamente el yacimiento donde pareció la pieza en busca de más fragmentos. [Australian Archaeology vía BBC]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.