La ambición de la NASA de llevar al ser humano a Marte no es ningún secreto, y para ello el siguiente paso es desarrollar un cohete mucho más potente que cualquiera que exista en la actualidad. El SLS es este cohete, y hoy se ha realizado una nueva prueba exitosa en los Estados Unidos.

El Space Launch System (o SLS) es un cohete tan complicado y potente que la NASA ha tenido que probarlo parte a parte. En el último ensayo, llevado a cabo por la agencia espacial estadounidense en Utah, la NASA probó no solo el potencial y empuje de uno de los propulsores del cohete, sino también su resistencia, al mantenerlo encendido y funcionando por más de dos minutos, como si se tratase de un despegue real que estuviera llevando a cabo el cohete.

El vídeo de la prueba, cuyo nombre clave era “QM-2", ya ha sido publicado por la NASA. El ensaño consistió en un total de 82 pruebas diferentes a lo largo de las últimas horas, pero por supuesto el momento del glorioso encendido fue el más emocionante para los miembros de la NASA, trabajadores y público que se acercaron a ver el ensayo, ubicándose a varios kilómetros de distancia para evitar cualquier tipo de peligro.

La NASA tiene en sus planes que el SLS lleve a cabo su primer vuelo en el año 2018, con la ambición de que sea este cohete el que permita a sus astronautas y, en general a la humanidad, abandonar la frontera de la Luna en el futuro cercano, incluyendo, cómo no, nuestro primer viaje a Marte.

Advertisement

Advertisement

La temperatura en el interior del propulsor se mantuvieron constantes a unos 3300 grados Celsius mientras estaba encendido, y durante la prueba consumió el equivalente a 5 toneladas y media de combustible sólido por segundo. [NASA]

GIFs: Ria Misra.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.