Todo aquel que se toma en serio los deportes al aire libre sabe de la importancia de mantenerse bien hidratado, y eso pasa obligatoriamente por hacer una parada cada poco para rellenar la botella de agua en alguna fuente. Un diseñador Checo llamado Kristof Retezár acaba de crear una botella de agua que se llena por sí sola en apenas un par de horas.

El dispositivo se llama Fontus, y lo que hace es recoger la humedad del aire mediante un sistema que se alimenta de energía solar y optimiza la condensación del agua. En condiciones ideales (calor de entre 30 y 40 grados y una humedad relativa del 80%) la botella recoge nada menos que medio litro de agua en solo una hora. Si las condiciones son más secas, este ratio se ralentiza, pero no deja de ser un gadget muy útil si vamos a hacer una larga marcha en una ruta en los que no es fácil encontrar lugares para repostar.

Una serie de filtros hacen que el agua resultante de esta condensación sea tan potable como el agua de lluvia, pero Kristof Retezár reconoce que el dispositivo solo tiene filtros para eliminar partículas en suspensión de gran tamaño o insectos.

En otras palabras, no elimina de manera exhaustiva los contaminantes que podemos encontrar flotando en el aire de una gran ciudad, donde se concentra el humo del tráfico. Probablemente ese ambiente tampoco es el ideal para practicar bicicleta en primer lugar. El creador de Fontus ha ideado el dispositivo para usarlo al aire libre.

La botella acaba de llegar a Indiegogo, donde ha recaudado más de 230.000 dólares de los 30.000 que pedía para empezar. El dispositivo está disponible en dos versiones, una para llevar colgando sin más, y la otra para llevar fijada a la bicicleta. Su precio no es muy asequible: Desde 165 dólares. [Fontus vía Live Science]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.