Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: NASA/JPL-Caltech
Foto: NASA/JPL-Caltech

Se suele hablar mucho del meteorito que mató a los dinosaurios, pero no hay que remontarse tanto para encontrar un cataclismo de proporciones planetarias con origen extraterrestre. Hace 12.800 años, la Tierra quedó cubierta de hielo tars un incendio masivo, y su causa fue un cometa de 100 kilómetros.

Advertisement

Un equipo internacional de investigadores ha llevado a cabo el estudio geológico más exhaustivo hasta la fecha sobre esta glaciación concreta, que tuvo lugar en un período conocido como Dryas Reciente, a finales del pleistoceno. Hasta ahora se creía que el brutal cambio climático se había producido debido a algún cambio en las corrientes oceánicas. El nuevo estudio analiza los marcadores químicos y de isótopos de más de 170 lugares del mundo en esa época. El resultado de ese análisis revela que lo que enfrió el planeta fue un incendio descomunal. Adrian Melott, de la Universidad de Kansas explica:

Las firmas químicas (dióxido de carbono, nitratos, amoníaco y otros) indican que una cantidad increíble de terreno fue consumido por las llamas. El incendio afectó a alrededor de 10 millones de kilómetros cuadrados, el 10% de la superficie terrestre no oceánica.

¿Cuál fue el origen de un incendio tan extenso? Los marcadores químicos en las rocas del Dryas reciente, con abundancia en elementos como platino, apuntan a un cometa de alrededor de 100 kilómetros. Según las conclusiones del estudio, el cometa no cayó entero sobre la Tierra. Al chocar con la atmósfera se disgregó, dejando una estela de fragmentos que incendiaron los continentes a su paso. Es probable que otros pedazos de este cometa que lograron sobrepasar la Tierra durante el choque aún visiten el Sistema Solar.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Advertisement

La glaciación del Dryas reciente no solo cambió por completo las especies vegetales que cubrían nuestro planeta. También obligó a los seres humanos de la época a cambiar de hábitos. Este período es precisamente el que supuso el salto definitivo a la agricultura. El frío extremo obligó a las tribus de aquella época a asentarse y cultivar para poder sobrevivir.

Además del frío y la falta de comida, los humanos de la época probablemente vieron dispararse los casos de cáncer de piel debido a los daños en la capa de ozono que ocasionó el impacto. [Universidad de Chicago vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter