Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

10 elementos cotidianos de tu ciudad que en realidad tienen un significado oculto

Hubo un gran revuelo en Londres hace unos años cuando alguien decidió poner pinchos en la acera del portal de un bloque de apartamentos para evitar que las personas sin hogar durmieran allí. Si bien estos picos plateados parecían una trampa mortal, no eran tan inusuales: hay un montón de pequeños detalles en nuestras ciudades diseñados para decirnos qué hacer y dónde ir, o darnos pistas sobre lo que ocurrió allí en el pasado.

Si bien las intenciones de algunos de estos detalles, como los pinchos de las aceras, son intrínsecamente obvias, no todos los diseños cívicos resultan tan directos. Algunos elementos de la infraestructura tienen que ser disfrazados deliberadamente para que nosotros, el público, no nos metamos con ellos. Otros intentan empujarnos hacia un cierto patrón de comportamiento utilizando insinuaciones no tan sutiles que teóricamente no arruinan la estética general de un lugar. Y otros son simplemente artefactos de un tiempo y un lugar diferentes, que aún no han podido borrarse.

Advertisement

Aquí tienes algunas señales de infraestructura que quizá hayas visto en las calles de tu ciudad, y una explicación de lo que están tratando de decirle.


No duermas aquí

Imagen: gruntzooki

Los pinchos de Londres en cuestión fueron retirados después de una petición online que llegó a viralizarse, pero hay muchas otras maneras completamente aceptadas por los ciudadanos de evitar que la gente duerma en espacios públicos. Seguramente hayas visto las creativas vallas y barandillas que decoran ventanas y alféizares por todas partes. El ejemplo anterior está en Manhattan.

Imagen: Alissa Walker
Advertisement

Hasta en las paradas de autobús hay pequeñas jorobas en mitad de los bancos para asegurarse de que no te sientas demasiado cómodo. Los bancos además están diseñados deliberadamente a partir de materiales resbaladizos o con una inclinación pronunciada para que tengas que esforzarte por mantenerte erguido. Bien, ¿eh?


Por aquí pasa una tubería

Imagen: Stanford
Advertisement

Esos grafitis tan ordenados que aparecen diseminadas por la calle y la acera son en realidad etiquetas muy específicas de los departamentos de obras públicas y las empresas de servicios públicos. La Smithsonian Magazine cuenta la historia de estos jeroglíficos cívicos: el sistema, que se llama DigAlert, fue creado por la Asociación Estadounidense de Obras Públicas después de que unos obreros cortaran accidentalmente un oleoducto en 1976, causando una explosión fatal.

Imagen: Alissa Walker
Advertisement

Este gráfico te ayudará a aprender qué colores se corresponden con qué tuberías y cables. Además de los colores, ciertas líneas, flechas y formas se utilizan para mostrar cómo se mueven esos servicios públicos por el suelo.


Prohibido grindear

Imagen: Liz Henry
Advertisement

Una de las modificaciones de la infraestructura más famosas (o infames) de nuestras ciudades son los tornillos y muescas colocados sobre barandillas y bancos para evitar que los patinadores se deslicen sobre ellas.

Imagen: nicolasnova
Advertisement

Algunas son sencillamente horribles, pero otras, como estas tortugas que se arrastran por un banco, son bastante creativas. El fotógrafo Marc Vallée lleva años documentando los casos más llamativos en el Reino Unido y más allá.


Esta acera es vieja

Imagen: blogTO
Advertisement

El mantenimiento de las aceras es la ruina de muchas ciudades: con decenas de miles de kilómetros que monitorizar, no es de extrañar que muchos departamentos de obras públicas deleguen el negocio a empresas privadas. Muchas ciudades comenzaron a exigir a los contratistas privados que estampillasen su trabajo con su nombre y fecha como una forma de verificar la calidad, pero estas marcas también sirven para controlar qué aceras deben repararse o reemplazarse.

Imagen: Torontoist
Advertisement

Toronto tiene una colección especialmente interesante y artística de estampas en sus aceras que datan de principios del siglo XX, y otras ciudades tienen sellos tanto de los contratistas como de los inspectores. La práctica todavía se usa actualmente en muchas ciudades, por lo que dentro de 100 años la gente podría admirar la edad de un sello de 2017. Pero ¿tendremos aceras por entonces?


No se admiten palomas

Advertisement

En la misma línea que los pinchos para vagabundos, estas instalaciones espinosas en lugares altos pretenden evitar que las aves más grandes se posen, lo que ayuda a prevenir la formación de nidos, pero también ayuda a los residentes humanos a evitar el ruido y la acumulación de excrementos.

Imagen: Luigi Chiesa
Advertisement

Se encuentran en todo el mundo en diferentes formas (en Dinamarca se conocen con el adorable nombre de fuglepigge) y son considerados humanamente compasivos porque se limitan a disuadir a los pájaros de aterrizar ahí. El problema es que no son particularmente atractivos.


Aquí abajo hay un antiguo sótano

Imagen: Glassian
Advertisement

Al caminar por los barrios más antiguos, es posible que observes pequeños azulejos de vidrio incrustados en la acera alrededor de las entradas de los edificios. Se llaman “luces de bóveda” y se usaban para inundar los sótanos de edificios antiguos con luz natural antes de que existiera la electricidad.

Imagen: Spencer Cohen
Advertisement

Untapped Cities tiene un buen artículo sobre la historia de estas “aceras huecas” en la ciudad de Nueva York. Muchos agujeros fueron rellenados debido al peligro que presentan (se sabe de muchos casos en los que acabaron cediendo) pero aún se pueden encontrar bastantes ejemplos en toda la ciudad.


No saltes

Imagen: Geoffreynham
Advertisement

Las barreras contra el suicidio son cada vez más comunes en los monumentos populares. Se ha demostrado que evitan que las personas salten de puentes y otras estructuras altas.

Imagen: Jaggery
Advertisement

La mayoría de las barreras modernas son un tipo de red hecha de cables gruesos, similares a la que se está construyendo en el Golden Gate. Son populares porque, a diferencia de una barandilla o valla alta, no interfieren con las vistas.


Aquí solía haber caballos amarrados

Advertisement

Tienes que estar muy atento para ver estos pequeños anillos atornillados a la acera en las áreas urbanas más antiguas. Son anillos de caballos, de los días en que la gente necesitaba un lugar para atar sus caballos y carruajes. Piensa en ellos como espacios de estacionamiento antes de que existiera el automóvil.

Imagen: gwen
Advertisement

Muchas ciudades han retirado los anillos como parte de las mejoras estándar de las aceras. En Portland, un grupo de artistas comenzó a atar caballos de juguete a los anillos para llamar la atención sobre ellos.


Aquí abajo hay petróleo

Imagen: Daniel Mayer
Advertisement

En muchas ciudades, la invasión de la urbanización no contuvo el hecho de que hay que extraer todo el petróleo posible del suelo. En muchos lugares donde la producción de petróleo era alta, las calles solían estar cubiertas de grúas con la esperanza de sacar de ahí abajo aquel oro negro. Oklahoma City, hogar de una de las mayores reservas de petróleo del mundo, tiene una torre de perforación justo en el patio delantero de su capitolio.

Fotograma de Oil of L.A.
Advertisement

Otras ciudades se esfuerzan en disfrazar las torres de perforación como edificios decorativos o estructuras. Oil of L.A. es un precioso documental que rastrea las extrañas estructuras que rodeaban Los Angeles para esconder torres de perforación de petróleo, como esta del campus de Beverly Hills High School.


La Guerra Fría pasó por aquí

Advertisement

Las sirenas antiaéreas (oficialmente conocidas como sirenas de defensa civil) son vestigios de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría que aún se encuentran en muchas ciudades del mundo. Estos sistemas de alerta se construyeron para advertir a los residentes en caso de un inminente bombardeo y, más tarde, un ataque nuclear.

Imagen: Kyrios320
Advertisement

Mientras que algunas han sido reutilizadas como sirenas de tornados o tsunamis (y en otros lugares, las sirenas todavía se usan tristemente como advertencias para misiles u otros ataques), muchas de las estaciones han caído en mal estado a lo largo de los años.

Share This Story