La Audiencia Provincial de Alicante ha exculpado a MrGranBomba del delito de injurias graves que colgaba sobre su cabeza al considerar que la palabra “caranchoa” no es injuriosa ni calumniosa, entre otras cosas porque no aparece en el diccionario de la Real Academia Española.

MrGranBomba, cuyo nombre real es Sergio Soler, saltó a la fama en diciembre de 2016 tras publicar un vídeo en el que paraba a desconocidos por la calle con apelativos como “pringao”, “bocachancla”, “soplanucas”, “cabeza de almendra” o “spaghetti”. La broma le salió cara cuando llamó “caranchoa” a un repartidor de paquetería. El hombre no se la dejó pasar y le propinó una bofetada que hizo que el vídeo se volviera viral.

Internet se puso inmediatamente del lado del repartidor, Ricardo Osorio, reconvertido en verdugo de los insoportables youtubers de bromas. Pero Soler lo demandó por agresión y Osorio fue condenado a pagar una multa de 30 euros. Entonces el repartidor demandó al youtuber, exigiéndole la friolera de 500.000 euros por un delito de injurias graves con publicidad.

Sorprendentemente, una jueza admitió a trámite la demanda y fijó una fianza de medio millón de euros para el joven youtuber como medida cautelar. Pero ese dinero no va a llegar a los bolsillos del repartidor porque ahora la Audiencia Provincial de Alicante ha archivado el caso.

Según este tribunal de justicia, “la expresión caranchoa no tiene la gravedad suficiente para ser constitutiva de infracción penal” y, de hecho, “no tiene la entidad de ser graduada como injuria grave, siendo un término inexistente en el diccionario de la Real Academia de la Lengua”.

Advertisement

La resolución deja sin posibilidad de recurso al repartidor, pero su abogado asegura que pedirá amparo al Tribunal Constitucional. Hace unos días, MrGranBomba aseguraba “no poder más” con las consecuencias de su vídeo y desmentía una de las claves del juicio: no vendió su canal por un millón de euros, sino por 12.700 (a la marca de gafas Hawkers).

[La Vanguardia, Alicante Plaza]