Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Arqueólogos encuentran una extraña tumba de hace 8.000 años llena de cráneos clavados en estacas

Foto: S. Gummesson et al., 2018)

Hombres, mujeres y niños, o más bien habría que decir sus cráneos, clavados al suelo mediante estacas cortas de madera. Ninguno de los cráneos presenta mandíbula inferior, pero todos exhiben fracturas previas a la muerte. El último hallazgo arqueológico en Suecia es un auténtico rompecabezas.

Advertisement

No es la primera vez que tenemos constancia de enterramientos en los que los cuerpos se clavan al suelo como parte de algún ritual. Tampoco es raro encontrar ejemplos de guerreros que exhibían los cráneos de sus enemigos en lo alto de estacas. Lo raro del asunto es que ninguno de estos comportamientos son tan antiguos. Los cráneos hallados en Kanaljorden, Suecia se remontan a hace más de 8.000 años, en pleno mesolítico.

Lo que sabemos de los seres humanos en aquella época es que eran cazadores-recolectores. Sus ritos funerarios eran siempre respetuosos con los difuntos y no se conocen casos de desmembramiento ritual como este.

En gris, las heridas de cráneos femeninos, en negro las de los masculinos. Foto: S. Gummesson et al., 2018)

Las heridas en los cráneos también son extrañas. Los cráneos de mujer presentan traumas severos en diferentes lugares que los cráneos de hombre. Ninguna de las heridas parece letal, aunque sí que tuvieron que ser incapacitantes o incluso provocar daños cerebrales permanentes. La precisión con la que están hechas también descarta que se hicieran en el fragor del combate. Parecen heridas rituales.

Advertisement

La falta de mandíbula inferior (sin trauma que revele que fueran arrancadas, sugiere que los cráneos fueron exhibidos de esa forma mucho después de que sus propietarios murieran. Las heridas incluso sugieren que se tratara de algún tipo de esclavos, pero ese también sería un dato completamente nuevo sobre los cazadores de la época, que no mantenían estructuras lo bastante permanentes como para que pudieran sacar provecho de esclavos.

Advertisement

Con los pocos datos existentes relativos a las creencias y ritos sociales o culturales de los seres humanos en aquella época es complejo tratar de establecer siquiera una cronología de lo que ocurrió con estos 10 cráneos. Lo único cierto es que no podemos volver a mirar a los cazadores del neolítico de la misma manera. [vía Antiquity]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key