Imagen: un bebé de un año con microcefalia asociada al zika llora durante una revisión en Brasil. Imagen: Felipe Dana / AP

El brote de zika que tenĂ­a al mundo en alerta ha ido perdiendo fuelle en los Ășltimos meses, pero los cientĂ­ficos continĂșan estudiando el virus con la esperanza de entender quĂ© causa los casos de microcefalia en nonatos. Un estudio reciente resuelve una de las incĂłgnitas: cĂłmo cruza la placenta.

Advertisement

Al igual que la fiebre amarilla y el dengue, el virus del Zika pertenece al género de los flavivirus, un grupo que puede tener graves consecuencias para salud. Pero solo el zika causa microcefalia en los fetos de madres infectadas porque los demås no pueden cruzar la barrera placentaria.

Normalmente, los bebés no se ven afectados por las infecciones maternas porque la placenta separa la sangre de la madre de la suya con un tejido de células endoteliales que recubre los vasos sanguíneos en el lado fetal de la barrera. La barrera placentaria suele ser una protección eficaz contra los agentes patógenos, pero el virus del Zika tiene la capacidad de infectarla.

Para averiguar cómo lo hace, un equipo de investigadores cultivó células endoteliales umbilicales en una placa de Petri y añadió un poco de zika, dengue y virus del Nilo Occidental. Solo el zika fue capaz de infectar las células. Lo hizo interactuando con una proteína llamada AXL. El zika utiliza el receptor AXL con una eficacia mucho mayor que el dengue y el virus del Nilo Occidental, y así consigue prenderse a los vasos sanguíneos de la placenta que estån en contacto directo con el torrente sanguíneo del feto.

Advertisement

Conocer qué proteína participa en la unión del virus del Zika con las células endoteliales de la placenta proporciona a los científicos nuevas pistas sobre posibles terapias antivirales. Por ahora se necesita mås investigación sobre la interacción del virus con el receptor AXL, pero quizå haya una manera de tratar a las mujeres en riesgo con un inhibidor de la proteína para impedir que el zika alcance al feto en desarrollo. [PNAS vía Ars Technica]