Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cada semana comes suficiente plástico como para fabricar una tarjeta bancaria. Esto es lo que necesitas saber

Foto: Pixabay (Pexels)

Seguramente hayas oído eso de que nuestro planeta está contaminado por plástico, pero quizá no eres del todo consciente de hasta qué punto. Saca una tarjeta bancaria de tu cartera y mírala atentamente. Eso es el plástico que ingieres cada semana según un reciente estudio.

Ok. Si has llegado hasta aquí es porque probablemente tengas preguntas. Nosotros también las teníamos, así que vamos a intentar responderlas juntos de una manera breve y ordenada.

Advertisement

¿De dónde viene ese dato?

El dato de la tarjeta de plástico proviene de un de un macroestudio realizado por la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, para una organización conservacionista llamada Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés). El informe se basa en 52 estudios preexistentes sobre presencia de microplásticos en los alimentos que consumimos los seres humanos. Los investigadores concluyen que, de media, ingerimos 5 gramos de plástico a la semana, el equivalente a una tarjeta plástica común como las de crédito.

Foto: Getty Images

¿Es fiable?

Relativamente. El dato pretende ser ilustrativo, pero está basado en una serie de estimaciones realizadas por los científicos a partir de los estudios sobre consumo de microplásticos de que disponemos, que son muy limitados. Los autores del estudio han hecho cálculos para rellenar los datos que faltan. Como explica el propio estudio:

Si bien este estudio representa una síntesis de los mejores datos disponibles, se basa en un conjunto limitado de pruebas, y por tanto tiene limitaciones. El consenso entre los especialistas es que aunque estas cifras están en un rango realista, se necesitan más estudios para obtener una estimación precisa.

Advertisement

El documento aún no ha sido validado por terceros, aunque sus autores aseguran que está en proceso de ser remitido completo para su revisión por parte del resto de la comunidad científica.

O sea, que han exagerado un poco...

En realidad no, la cifra de cinco gramos parece una estimación bastante realista, pero faltan tantos datos que podría ser incluso mayor. Si te quedas con la idea de que comemos una cantidad enorme de plástico probablemente no te estás quedando con ninguna mentira. El problema de la contaminación por plástico no son las bolsas flotando en el mar, sino los denominados microplásticos. Poco a poco el plástico se erosiona y genera diminutas partículas de plástico que son invisibles a simple vista, y que contaminan el agua que bebemos y los alimentos que ingerimos.

Advertisement

¿Qué alimentos tienen más plástico?

Según el estudio, el mayor problema es el agua, y los alimentos que contienen del agua o proceden de ella. Tanto el agua del grifo como el agua embotellada está llena de micropartículas. La cantidad de estas partículas varía mucho en función del lugar del mundo en el que se tomó la muestra.

Advertisement
Gráfica: Universidad de NewCastle (Panda.org)
Advertisement

Ok, trago mucho plástico ¿Cómo me afecta?

Pues ese es el problema, que no lo sabemos. Ahora mismo se están realizando numerosos estudios sobre cómo afectan los microplásticos a la salud, pero a ciencia cierta no sabemos hasta qué punto nos afecta porque el plástico es una sustancia relativamente nueva y la presencia de microplásticos algo que se ha detectado recientemente.

Advertisement

Comparémoslo, por ejemplo, con algo que conocemos mejor: el aluminio. Según estudios del Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos, La ingesta media de aluminio para los humanos es de 10 mg / día. En caso de administración de medicamentos, el consumo promedio normal puede alcanzar los 50-1000 mg / día. Eso se traduce en que, estando sanos y con una dieta normal (el aluminio procede de los propios alimentos). Estamos comiendo 0,7 gramos de aluminio al día.

En el caso del plástico son, aparentemente, cinco gramos, pero no hay estudios suficientes sobre cómo nos afecta. ¿Lo expulsamos de manera natural sin causar daño? ¿Se acumula en nuestro organismo? De momento la mayor preocupación es el efecto que tienen determinadas sustancias químicas nocivas que están adheridas al plástico, pero de nuevo faltan datos.

Advertisement

O sea, que el estudio es puro alarmismo

El estudio pretende ser una llamada de atención para que los gobiernos investiguen más sobre el efecto de microplásticos en la salud, y también trata de hacer presión para cambiar la legislación mundial sobre plásticos y medio ambiente.

Advertisement

En realidad, si necesitas pensar que te estás comiendo una tarjeta de crédito todas las semanas para que te preocupe el tema es que tienes un problema. Cada poco mueren ballenas con el estómago lleno de bolsas de plástico, han encontrado una bolsa en lo más profundo de la fosa de las Marianas (un lugar supuestamente libre de contaminación), y si dividiéramos todo el plástico que hemos producido tocaría a una tonelada por persona. Estamos atiborrando nuestro planeta de plásticos, y eso nos pasará factura tarde o temprano. Probablemente ya nos está pasando factura, solo que aún no lo sabemos. [Universidad de Newcastle vía Panda.org]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key