Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Reconstrucción del barco de Gjellestad antes de que fuera enterrado.
Reconstrucción del barco de Gjellestad antes de que fuera enterrado.
Imagen: NIKU

El barco de Gjellestad lleva 1.200 años enterrado en una granja a las afueras del condado de Østfold, en Noruega, y allí pasaría muchos años más si no fuera por un detalle: se está descomponiendo. Una colonia de hongos amenaza la integridad del barco, y las autoridades han decidido extraerlo.

Advertisement

Desenterrar un barco vikingo parece lo natural. Al fin y al cabo es un tesoro arqueológico ¿no? La realidad, sin embargo, es que extraer una estructura de madera que lleva enterrada tanto tiempo no es ni de lejos una tarea fácil hasta el punto de que solo se ha acometido otras tres veces en toda la historia, en 1868, 1880, y 1904. En general, el gobierno Noruego prefiere estudiar estos barcos mediante métodos no invasivos.

El barco de Gjellestad fue descubierto en 2018 gracias a un barrido del subsuelo con LIDAR. Está tan solo a medio metro de profundidad en lo que hoy es una granja. Se cree que el barco es todo lo que queda de un antiguo túmulo funerario. La afinidad de los vikingos con los barcos hacía que enterraran a sus muertos dentro de navíos construidos para tal efecto.

Advertisement
Imagen de LIDAR mostrando el barco enterrado en 2018.
Imagen de LIDAR mostrando el barco enterrado en 2018.
Imagen: NIKU

La operación para desenterrar el barco de Gjellestad comenzará en junio. De ella se encargarán arqueólogos del Instituto Noruego de Investigación del Patrimonio Cultural (NIKU por sus siglas en noruego) con fondos proporcionados por el mismo gobierno del país. Las excavaciones serán más complicadas de lo habitual no solo por el estado del barco, sino porque los científicos deberán respetar medidas de seguridad e higiene adicionales para evitar un posible contagio de covid-19.

Advertisement

Además del barco en sí, los arqueólogos esperan encontrar algún artefacto, sobre todo dadas las dimensiones del navío, que denotan que el vikingo al que enterraron aquí era un personaje poderoso. Es probable que en algún momento hubiera un cuerpo en el barco funerario, pero las condiciones de preservación distan mucho de ser las ideales, por lo que los arqueólogos no esperan encontrarlo a estas alturas. De todos modos el equipo encargado de desenterrar el barco está preparado ante esa eventualidad.

Advertisement

Si descubren unas de las manchas características en la arena que indican que pudo haber un cuerpo allí realizarán un estudio químico y, si es posible, recogerán muestras para su análisis de ADN. Con o sin cuerpo, desenterrar uno de estos barcos es todo un acontecimiento. Teniendo en cuenta que han pasado más de 100 años desde la última vez, es muy probable que las técnicas modernas permitan aprender mucho más de la cultura vikinga a través de sus restos. [The Local]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter