La Administraci√≥n Nacional del Espacio de China (CNSA, por sus siglas en ingl√©s) consigui√≥ aterrizar con √©xito la sonda lunar Chang‚Äôe 4 en la cara oculta de la Luna, seg√ļn informaron los medios de comunicaci√≥n chinos el mi√©rcoles por la noche (hora del este). Esta es la primera vez que una nave espacial realiza un aterrizaje suave en la mitad m√°s lejana de nuestro sat√©lite.

De acuerdo con la Agencia de Noticias Xinhua (una red de noticias estatal), la sonda Chang’e 4 fue lanzada desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Xichang, en la provincia de Sichuan, en un cohete Long March-3B el 8 de diciembre de 2018, y ha orbitado la Luna desde el 12 de diciembre. Depositó con éxito tanto el módulo de aterrizaje como el vehículo móvil de exploración, mientras que su satélite de apoyo Queqiao se quedará orbitando la Luna para ayudar a transmitir órdenes y datos con la Tierra.

La cadena estatal CGTN publicó una foto en Twitter de lo que parece la primera foto del lado oscuro de la Luna.

Advertisement

Advertisement

Parece haber habido cierta confusi√≥n acerca de si el aterrizaje ocurri√≥ realmente, ya que los medios estatales China Daily y CGTN borraron varios tuits que celebraban la haza√Īa. Sin embargo, otros medios chino confirmaron m√°s tarde que la sonda Chang‚Äôe 4 hab√≠a aterrizado en la superficie lunar, seg√ļn The Guardian.

La √≥rbita de la Luna alrededor de la Tierra est√° sincronizada con su velocidad de rotaci√≥n, lo que significa que el lado lejano de la Luna siempre apunta al lado contrario de nuestro planeta. Al contrario de su apodo popular, el lado lejano de la Luna no es oscuro y recibe tanta luz solar como el lado que est√° orientado hacia la Tierra. Seg√ļn National Geographic, la CNSA se dirig√≠a al cr√°ter Von K√°rm√°n, ubicado en la cuenca lunar sur-Aitken de la Luna, el √ļltimo de los cuales es ‚Äúuna zona de baja altitud de m√°s de 2,500 kil√≥metros que cubre casi la cuarta parte de la superficie de la Luna‚ÄĚ, adem√°s de uno de los mayores cr√°teres de impacto conocidos en el Sistema Solar.

Advertisement

Las actividades de la nave y su equipo de control incluir√°n observaciones astron√≥micas de radio de baja frecuencia, la germinaci√≥n de plantas en condiciones de baja gravedad y la relaci√≥n entre los vientos solares y la superficie de la Luna, as√≠ como determinar ‚Äúsi hay agua u otros recursos en los polos‚ÄĚ, seg√ļn indicaba la CNN. Las se√Īales terrestres no pueden atravesar la Luna hasta el sitio de aterrizaje, lo que significa que el sat√©lite de transmisi√≥n Queqiao es el √ļnico m√©todo de comunicaci√≥n con la Tierra, aunque esto hace que tengan las condiciones ideales para llevar a cabo varios experimentos interesantes y poder allanar el camino para futuras misiones. Esto escrib√≠a CNN:

‚ÄúDado que el lado opuesto de la Luna est√° protegido de las interferencias electromagn√©ticas de la Tierra, es un lugar ideal para investigar el entorno espacial y las explosiones solares, y adem√°s la sonda puede ‚Äėescuchar‚Äô las zonas m√°s profundas del cosmos‚ÄĚ, dijo Tongjie Liu, Director adjunto del Centro de Programa de Exploraci√≥n y Espacio Lunar para la Administraci√≥n Nacional del Espacio de China.

...‚ÄúEs muy probable que con el √©xito de Chang‚Äôe y el √©xito simult√°neo del programa Shenzhou de vuelo espacial, los dos programas finalmente se combinen y persigan un vuelo espacial chino tripulado hacia la Luna‚ÄĚ, a√Īadi√≥ el profesor de la Escuela de Guerra Naval Joan Johnson-Freese de los Estados Unidos. ‚ÄúLas probabilidades de que la pr√≥xima voz que escuchemos en la Luna hable en mandar√≠n son altas‚ÄĚ.

Advertisement

Como se√Īal√≥ CNN, el √ļltimo aterrizaje del programa espacial chino (Yutu) fue la primera nave espacial de una naci√≥n que no sea los Estados Unidos o Rusia en hacer un aterrizaje lunar.

El dise√Īador jefe del programa de sondas lunares de China, Wu Weiren, dijo que esa misi√≥n proporcion√≥ informaci√≥n valiosa para el dise√Īo de Chang‚Äôe 4. Varios de los instrumentos a bordo del Chang‚Äôe 4 se utilizaron anteriormente en el m√≥dulo de aterrizaje Yutu.

Advertisement

[The Guardian/CNN]