La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han logrado por primera vez medir con precisión la velocidad de rotación de un gigantesco agujero negro con una masa 2 millones de veces superior a la del Sol. Lo han hecho utilizando datos recabados por dos observatorios espaciales de rayos X (el NuSTAR y el XMM-Newton) y las conclusiones son difíciles de asimilar por el cerebro humano: este agujero negro gira casi a la velocidad de la luz y su diámetro es de más de tres millones de kilómetros.

Se encuentra en mitad de una galaxia de gas y polvo llamada NGC 1365 y gira "casi tan rápido como permite la teoría de la gravedad de Einstein", es decir, casi tan rápido como la luz.

Advertisement

Seg√ļn Fiona Harrison, una de las cient√≠ficas investigadoras del NuSTAR, los telescopios de los observadores espaciales permiten ahora "rastrear la materia a medida que es engullida por el agujero negro, captando los rayos X emitidos por diferentes regiones del mismo. La radiaci√≥n que captamos se retuerce y distorsiona por el movimiento de part√≠culas y la incre√≠ble potencia de la gravedad del agujero negro".

Así han conseguido calcular la velocidad de rotación del agujero negro. Es un avance muy importante en este campo porque permitirá conocer mejor cómo se forman y evolucionan estos fenómenos. La técnica se podría aplicar también a otros cuerpos espaciales para analizar su nacimiento y desarrollo. [NASA]