El grafeno, ese material casi mágico que podría revolucionar la electrónica, se ha utilizado por primera vez para crear unos auriculares. Son todavía solo un prototipo pero el resultado obtenido de momento en potencia y sonido es espectacular. Para hacerte una idea, con una simple lámina de grafeno, sin ninguna modificación, han logrado obtener una frecuencia de respuesta de sonido comparable a unos auriculares Sennheiser, considerados de los mejores en el mercado. Es solo el comienzo.

Los responsables del proyecto son un grupo de investigadores de la Universidad de California, Berkeley. Partieron de un diafragma de grafeno de solo 7 milímetros de diámetro y 30 nanómetros de grosor. A cada lado de esa capa tan fina y ligera de grafeno situaron dos electrodos de dióxido de silicio, lo que permitió al grafeno producir y conducir el sonido.

La clave est√° en la incre√≠ble dureza del grafeno, que es 100 veces m√°s resistente que el acero. Una l√°mina de solo 30 nan√≥metros de grosor de otro material se hubiera roto al instante al intentar transmitir el sonido. Gracias a su resistencia, el grafeno no se hace a√Īicos en el experimento.

El resultado del proyecto se ha publicado en este paper de investigaci√≥n. Es solo un experimento inicial, pero podr√≠a dar lugar a una peque√Īa revoluci√≥n en la electr√≥nica de consumo. Para conseguirlo, tendr√°n que esquivar, entre otros, uno de los grandes obst√°culos del grafeno: el coste de producirlo a gran escala. [arXiv via Extreme Tech]