Concepto artístico de la estación en órbita de un futuro ascensor espacial
Illustration: Shuichi Ohno, Japan Space Elevator Association (Engineers Rule)

Desde que el f√≠sico ruso Konstantin Tsiolkovsky formulara la idea de un ascensor espacial, investigadores de todo el mundo llevan d√©cadas tratando de construir ese dispositivo sin √©xito. M√°s de 100 a√Īos despu√©s de su formulaci√≥n, un equipo de investigadores japoneses va a probar el primer prototipo en √≥rbita.

El dispositivo no es a√ļn el ascensor de la Tierra a √≥rbita con el que sue√Īan las agencias espaciales. Se trata de un primer experimento en √≥rbita dise√Īado para analizar c√≥mo se comportar√≠a un ascensor real en ese entorno. Para ello lo que los ingenieros de la Universidad Shizuoka han concebido son dos peque√Īos sat√©lites unidos por un cable de acero de 10 metros. Una caja motorizada recorrer√° esos 10 metros vigilada por sensores y c√°maras en lo que, de hecho, es el primer experimento real de un ascensor espacial. Es un comienzo.

Advertisement

Los datos que obtengan de esa prueba ser√°n valios√≠simos a la hora de construir un ascensor espacial real. ¬ŅCu√°ndo ser√° eso? Es imposible saberlo, pero la compa√Ī√≠a de construcci√≥n Obayashi, socia de los investigadores, conf√≠a en tener uno operativo para 2050.

Estructura teórica de uno de los ascensores espaciales proyectados.
Illustration: Japan Space Elevator Association (Engineers Rule)

Para que ese sue√Īo se haga realidad a√ļn quedan numerosos retos t√©cnicos que superar. El m√°s importante es encontrar un material lo bastante ligero como para que la estructura del ascensor no colapse sobre s√≠ misma y lo bastante resistente como para soportar la tensi√≥n generada por la fuerza centr√≠fuga de nuestro planeta. Hasta hace poco, el grafeno era la gran esperanza para construir el cable, pero un estudio llevado a cabo hace dos a√Īos demostr√≥ que la estructura molecular del grafeno tiene un fallo que la hace propensa a desgarrarse en una reacci√≥n similar a la que se produce cuando una media sufre lo que llamamos una carrera.

Advertisement

Si encontramos ese material, construir un ascensor es posible, al menos en teor√≠a. Lo que Tsiolkovsky formul√≥ en 1895 y el ingeniero ruso Yuri Artsutanov desarroll√≥ en 1960 es una estaci√≥n espacial en √≥rbita geos√≠ncrona unida a la superficie terrestre por un cable de 35.786 kil√≥metros. El lugar ideal para construir esa planta baja del ascensor se sit√ļa en alg√ļn punto del ecuador, y el sistema debe poder ser capaz de soportar no solo la fuerza centr√≠fuga, sino los tirones gravitacionales de la Luna y del Sol.

Concepto art√≠stico del ascensor proyectado por la compa√Ī√≠a Obayashi
Illustration: Obayashi

Advertisement

¬ŅPara qu√© tomarse tantas molestias en construir semejante estructura cuando ya podemos subir a √≥rbita en cohetes? Se trata de una cuesti√≥n de costes. Un ascensor espacial permitir√≠a subir cargas a √≥rbita con un coste cientos de veces menor que el de los cohetes actuales. La estructura permitir√≠a poner en √≥rbita materiales para construir nuevas estaciones orbitales y naves mucho m√°s grandes que las actuales. Muchos lo consideran la pieza clave para desarrollarnos como especie interestelar. [v√≠a The Mainichi]