Imagen: rawpixel

Si alguna vez has conseguido un trabajo o un proyecto porque alguien “pensó en ti”, te has beneficiado del networking. El buen networking no requiere actos aduladores o egoístas. Solo requiere que te defines a ti mismo. Eso significa prestar más atención a cómo te comportas cuando conoces a personas nuevas y cuando te pones al día con tus conocidos.

Advertisement

En la web Networking for Nerds, el ingeniero Benjamin Reinhardt presenta un plan de networking para personas que no les gusta hacerlo. Reinhardt habla de cómo pedir un favor y cómo ir al grano cuando lo pides. Sin embargo, lo que nos intrigó fue este método para definirte a los demás:

Todo el mundo tiene una “proyección” — o una representación pequeña — de cada persona que conocen en sus mentes. ¿Recuerdas a tu amiga, “la diseñadora brutal de interfaces que quiere trabajar en machine learning y consultoría”? Ella tiene una proyección increíble, lo cual hace fácil que las oportunidades la encuentren. Una proyección puede ser directa, como “Ben está buscando X e Y. Te puede ayudar con A y C”. O puede ser imprecisa como: “Ben es el chico con el pelo rizado, creo, que conocí en aquel evento y hablamos sobre cosas muy interesantes”.

En vez de usar la palabra “proyección”, podrías llamarlo tu “narrativa”, “eslogan” o “identidad”. Es lo que estás mostrando, intencionalmente o no, a todos los que conoces. Así que debes preguntarte qué dirían las personas que te conocen si tuvieran que describirte. ¿Qué querrías que dijeran?

Advertisement

Clarificar la impresión que tienen los demás de ti no significa ser falso, sino ser tú mismo, ser la persona que piensas que eres. Por ejemplo, cuando las personas me preguntan lo que hago, suelo ser tímido y no describirlo muy bien. Hace unos años, mi mujer me dijo que hacía esto, y me animó a hablar de mí y mi trabajo de forma más clara. También me dijo que comentara las metas personales que tengo en mi vida.

Así que para describir mi trabajo como escritor en Lifehacker, comento sobre los artículos favoritos que he escrito. A menudo hablo sobre mi publicación “Qué hacer (y qué evitar) para caerle bien a un gato”. Las personas en general les encanta escuchar sobre ello. Luego comento sobre lo divertido que era escribirlo y como siempre estoy buscando más ideas que me permiten hacer preguntas curiosas a los expertos.

Advertisement

Además, también hablo de uno de los otros proyectos en el que trabajo, un podcast de ficción llamado Roommate From Hell (El compañero de piso del infierno, en español) e intento explicar lo divertido y gracioso que es. No digo “mi meta actual es aumentar mi público”, pero siempre comento cuál es mi público objetivo.

Por lo tanto, piensa en la mejor definición de tu trabajo, tu estatus y tus metas. Practícalo un poco. No lo memorices palabra por palabra, pero es importante tener algo que decir cuando la gente pregunta qué haces últimamente. Todos preferirían escuchar algo más que “eh, bueno, no mucho, un poco de esto, pero no es importante, y bueno no sé…” Dales algo interesante que les enganche, algo memorable. De esta forma, la próxima vez que se enteren de una idea u oportunidad que sería perfecta para ti, quizá “piensen en ti”.

Advertisement

[Networking for Nerds | Benjamin Reinhardt]