IlustraciĂłn: Sam Woolley (GMG)

Es difícil descansar bien por la noche cuando hace demasiado calor para dormir. Dado que ya hemos comenzado a ver titulares de “alta temperatura récord” en las noticias de algunos países es hora de afinar nuestras estrategias de enfriamiento nocturno.

El verano pasado te ofrecimos una lista de consejos sobre cómo mantener tu hogar (y tu auto) lo más fresco posible en verano sin aire acondicionado. A continuación os damos nuestros trucos para enfriar la cama y a ti mismo antes de que llegue la hora de apagar las luces.

Si tienes aire acondicionado

  • Si aĂşn no has comenzado a usar tu aire acondicionado, enciĂ©ndelo unas horas antes de acostarte. Algunos de nosotros mantenemos nuestro aire acondicionado todo el dĂ­a (o, al menos, lo mantenemos activo cada vez que estamos en casa). Sin embargo, si eres el tipo de persona que prefiere ahorrar (a cambio de algo de sudor), hazle un favor a su sueño encendiendo el aire algunas horas antes de acostarte. Va a enfriar tu hogar y tu propio cuerpo, preparándolo para descansar mejor a la hora de acostarte.
  • En lugar de subir el aire unos pocos grados antes de acostarte, prueba a bajarlo aĂşn más. SegĂşn la National Sleep Foundation, dormimos mejor cuando estamos en una habitaciĂłn a 18 grados celsius. Trata de bajarlo justo antes de ir a dormir y comprueba si tu sueño mejora. SĂ­, tu presupuesto elĂ©ctrico podrĂ­a subir, pero el sueño adicional probablemente valga la pena.
  • Si su aire acondicionado dispone de modo nocturno, Ăşsalo. En modo nocturno o de sueño, puedes configurar el dispositivo a una temperatura frĂ­a que induzca el sueño antes de acostarte. DespuĂ©s aumentará lentamente la temperatura hasta una máxima permisible durante la noche (o en algunos casos se apagará despuĂ©s de unas horas). Estarás dormido, asĂ­ que ni siquiera lo notarás.

Advertisement

Si no tienes aire acondicionado

  • Tu casa permanecerá más fresca durante la noche si la mantienes lo más fresca posible durante el dĂ­a. Durante las mañanas y las noches, abre las ventanas para permitir que el aire fluya a travĂ©s de tu hogar. Durante las tardes (o antes de irte a trabajar, si trabajas de 9 a 17), ​​cierra las ventanas y baja las persianas para mantener el aire fresco y a buen recaudo del sol de verano.
  • Crea un enfriador pasivo improvisado rociando una sábana con agua frĂ­a y colgándola frente a una ventana abierta. (AsegĂşrate de haber elegido una ventana que tenga una brisa).
  • Fabrica otro refrigerador improvisado colocando un tazĂłn de hielo en frente de un ventilador.
  • Si no puedes enfriar tu hogar, enfrĂ­a tu cuerpo. Una ducha frĂ­a justo antes de acostarte puede ayudar a bajar la temperatura de su cuerpo lo suficiente como para que te quedes dormido.
  • Si todo lo demás falla, humedece un pañuelo con agua muy frĂ­a, escĂşrrelo para que no gotee sobre las almohadas, dĂłblalo en un rectángulo y colĂłcalo sobre tu cuello. Tener algo frĂ­o cerca de tus principales vasos sanguĂ­neos te ayudará a refrescar todo el cuerpo. (ÂżNo tienes pañuelo? Seguro que tienes calcetines a mano, pero procura que estĂ©n limpios.

Advertisement


Sábanas, fundas y pijamas

  • Estoy asumiendo que has puesto tus sábanas de franela en el armario, pero si todavĂ­a estás durmiendo en seda / satĂ©n / sintĂ©ticos, es hora de cambiar esas sábanas por otras 100% algodĂłn. Las sábanas de algodĂłn absorben el sudor sin absorber el calor del cuerpo, la combinaciĂłn perfecta.
  • TambiĂ©n querrás lavar tus sábanas regularmente (y con eso queremos decir todas las semanas, si no todos los dĂ­as). ¡Se sentirán más frescas contra tu piel y olerán mejor!
  • Si duermes debajo de un edredĂłn, deberĂ­as guardar el edredĂłn de mayor peso para el invierno y hacerte con un edredĂłn más ligero para el verano. Si eso está fuera de tu rango de precio, siempre puedes comprar fundas de edredĂłn más pesadas y ligeras, y cambiarlas con las estaciones.
  • Quizás ya conozcas este consejo, pero tambiĂ©n puedes omitir el edredĂłn, la colcha y las mantas por completo y dormir bajo una Ăşnica sábana superior. Algunas personas logran dormir sin que nada cubra sus cuerpos, pero la mayorĂ­a de nosotros necesita algĂşn tipo de cobertura cuando nos acostamos, primero porque nos sentimos mejor, y segundo porque nuestra temperatura corporal central disminuye a medida que nos dormimos, y la cubierta evita que la caĂ­da de temperatura nos despierte.
  • En cuanto a los pijamas, deberĂ­as usar algo ligero, suelto y preferiblemente de algodĂłn. Siempre puedes dormir desnudo.

Advertisement

Otros consejos

  • Los colchones de espuma viscoelástica a menudo se calientan en exceso, lo que es genial en el invierno pero puede impedirnos dormir bien en verano. Intenta comprar un cubrecolchĂłn especialmente diseñado para mantener tu colchĂłn fresco.
  • Una habitaciĂłn demasiado hĂşmeda puede ser tan sofocante como una habitaciĂłn demasiado cálida. Puede ser momento de invertir en un deshumidificador. Si tienes un ventilador de techo, asegĂşrate de haberlo cambiado a su configuraciĂłn de verano. (SĂ­, muchos ventiladores de techo tienen dos configuraciones, y están diseñados para ayudar a mantener tu hogar cálido o frĂ­o segĂşn la temporada. ÂżNo sabes si su ventilador está configurado para verano?. Compruebe las palas del rotor , deberĂ­an moverse hacia la izquierda.
  • Cambiar de una posiciĂłn de dormir acurrucado a una posiciĂłn de estrella de mar puede ayudar a enfriar tu cuerpo, en parte porque la segunda permite el flujo de aire hacia las axilas y la ingle (ambas son lugares notoriamente cálidos y sudorosos).
  • ¡No olvides tu hidrataciĂłn! Una de las mejores maneras de refrescarse es tomar un vaso de agua fresca. Aunque tengas que levantarse en el medio de la noche para ir al baño, es mucho mejor que despertarte con dolor de cabeza y deshidratado.

Advertisement

¿Qué otros consejos tienes para mantener tu cama fresca durante los días más calurosos del verano?