Llevamos toda la vida viendo pel√≠culas donde la polic√≠a escapa de la muerte gracias a los chalecos antibalas. En ocasiones la escena roza el milagro cuando los criminales acribillan y gastan toda su munici√≥n al mismo polic√≠a y este se acaba levantando sin ning√ļn rasgu√Īo. Eso nos lleva a la gran pregunta: ¬ŅCu√°l es la vida real de un chaleco? ¬ŅCu√°ntas balas puede detener de manera efectiva?

Karl Smallwood cuenta en Today I Found Out las caracter√≠sticas reales de estos chalecos que han permitido a cientos de agentes de la ley a sobrevivir en un tiroteo. Lo primero que habr√≠a que entender es que pr√°cticamente ninguno es ‚Äúindestructible‚ÄĚ, y que las balas siempre pueden penetrar de una manera u otra.

Incluso las de un calibre m√°s peque√Īo pueden penetrar o comprometer el blindaje dise√Īado. Por ejemplo, el chaleco dise√Īado para detener una ronda de un Magnum .44 podr√≠a, en teor√≠a, ser perforada por una ronda de 9 mm si se dispara con una velocidad lo suficientemente alta. Adem√°s, la distancia del objetivo tambi√©n juega un papel fundamental.

Para medir los niveles de protecci√≥n de los distintos chalecos, los cu√°les se miden por el n√ļmero de veces que se pueden disparar antes de que dejen de ofrecer un nivel aceptable de defensa, Estados Unidos se basa en los est√°ndares de establecidos por el Instituto Nacional de Justicia (NIJ). Para que nos hagamos una idea, su clasificaci√≥n es considerada como el est√°ndar en todo el mundo.

Advertisement

El NIJ asigna una calificación de nivel generalizado entre 1 y 4 a todo tipo de chalecos y armaduras, cuanto más alto es el nivel de la armadura, más protección proporciona. Un ejemplo: una calificación desde el Nivel 1 al 3 detendrá las balas disparadas por la mayoría de las pistolas.

Advertisement

En este √ļltimo caso, el blindaje corporal en los niveles generalmente est√° hecho de alg√ļn tipo de material de fibra blanda, como el Kevlar, aunque en los niveles m√°s altos puede usar materiales adicionales. Si nos vamos al otro extremo, las de nivel 4, ser√≠an las √ļnicas capaces de detener potencialmente las rondas enteras.

El NIJ tambi√©n distingue entre chalecos ‚Äúblandos‚ÄĚ y ‚Äúduros‚ÄĚ. ¬ŅLa diferencia? Los blandos son aquellos que se crean entrelazando fibras ultra fuertes en un patr√≥n similar a una red, con la armadura deteniendo las balas de la misma manera que una red frena y detiene alg√ļn objeto, distribuyendo la fuerza sobre un √°rea m√°s grande en el proceso.

Advertisement

En cambio, la ‚Äúdura‚ÄĚ generalmente se crea insertando placas s√≥lidas de cer√°mica o pl√°stico especial en un chaleco u otra carcasa. Esta generalmente ofrece mayor protecci√≥n, pero tiene sus propias deficiencias que deben tenerse en cuenta.

Por ejemplo, las placas de blindaje cer√°mico suelen estar dise√Īadas para proteger el √°rea alrededor del coraz√≥n y los pulmones debido a la desventaja de la maniobrabilidad si cubren otras √°reas, as√≠ como el hecho de que son relativamente pesadas.

Advertisement

Imagen: Chaleco de la Primera Guerra Mundial (Wikimedia Commons)

En cuanto a la gran pregunta, ¬Ņcu√°ntas balas puede absorber una pieza antes de que se vuelva in√ļtil? La respuesta depender√° del tipo de chaleco, como estamos viendo. En el caso de los blandos, en el momento de ser alcanzados por una bala, las fibras alrededor del √°rea de impacto se ven comprometidas y pierden parte de su capacidad para absorber y disipar la energ√≠a de una bala.

Advertisement

Esto quiere decir que en un segundo disparo en la misma zona o muy cerca, la bala tiene una buena posibilidad de penetrar. Esto no significa que no puedas recibir varios impactos en algunos casos, pero normalmente se considera que tras el primer impacto pierde su eficiencia.

En el caso de los construidos con placas de cer√°mica, la mayor√≠a de las veces est√°n dise√Īadas para romperse cuando son alcanzadas por una bala, disipando as√≠ la fuerza del impacto mediante la ruptura de la bala para que las piezas m√°s peque√Īas puedan ser absorbidas por alg√ļn material de respaldo como el comentado Kevlar.

Advertisement

El problema en este caso es que gran parte de la placa queda completamente in√ļtil contra un segundo disparo, similar a nuestro ejemplo anterior con el chaleco de tipo ‚Äúblando‚ÄĚ.

Luego están los chalecos de polietileno. En este caso, el impacto de la bala realmente derrite la placa que luego se vuelve a endurecer, atrapando la bala en su interior. Debido a ello, la armadura de polietileno puede sobrevivir a los disparos varias veces sin perder su integridad balística. Además, son menos pesadas que las de cerámica.

Advertisement

Los n√ļmeros en cuanto a los disparos que son capaces de resistir var√≠an seg√ļn el fabricante, aunque la mayor√≠a recomiendan reemplazar el chaleco incluso despu√©s de un solo disparo. [TodayIFoundOut, SafeGuard]