Imagen: SKYF

Los ingenieros rusos son famosos por hacer máquinas grandes, robustas y capaces de trabajar en un clima espantoso. Una compañía llamada SKYF ha hecho honor a esa fama presentando un dron de carga que no se anda con sutilezas: Eleva 250 kilos con una autonomía de 350km u 8 horas de vuelo.

El vehículo tiene el aspecto de un cajón de carga con hélices, pero no necesita ser especialmente bonito para cumplir su función. En lugar de seguir la moda de motores eléctricos, SKYF ha optado por una interesante solución mixta. Los dos rotores principales que le mantienen en el aire se alimentan de un motor a gasolina. Mientras tanto, cuatro pequeños rotores en las esquinas se encargan de maniobrar el vehículo con agilidad. Su techo operativo es de 3.000 metros

El resultado de esa combinación es un dron de 250 kilos que cabe plegado en una furgoneta grande o en un camión y que despega en 10 minutos. Puede llevar entre 50 y 250 kilos de carga, pero en casos extremos puede elevar hasta 650 kilos en trayectos cortos. SKYF ya lo ha probado con éxito y está preparándose para comercializarlo.

Imagen: SKYF
Imagen: SKYF
Imagen: SKYF
Imagen: SKYF

Su idea es venderlo a instituciones médicas para automatizar transportes de emergencia o ayuda humanitaria en zonas afectadas por una catástrofe. No obstante puede ser muy útil también en sectores como la exploración científica, instalaciones petrolíferas o incluso transporte urgente. [SKYF vía New Atlas]