Foto: ScanPyramids

La Gran Pirámide de Guiza es la única de las siete maravillas de la antigüedad que aún perdura, una estructura colosal de 146 metros de altura con 2,3 millones de bloques de piedra. Entre esos bloques hay secretos que no han sido descubiertos. Hoy hemos encontrado uno, y es enorme.

Advertisement

Un equipo internacional de arque├│logos dirigidos por Kunihiro Morishima, del departamento de f├şsica de part├şculas en la Universidad de Nagoya, acaba de publicar los resultados de una campa├▒a de meses estudiando la gran pir├ímide mediante tomograf├şa de muones. ┬┐El resultado? Tres mediciones independientes realizadas desde dentro y fuera de la estructura confirman la existencia de una gran c├ímara desconocida hasta ahora.

Foto: ScanPyramids

El hueco est├í a medio camino entre la c├ímara del Rey y la de la Reina, y tiene unas dimensiones de unos 30 metros de largo, con una altura similar a la de la c├ímara conocida como la Gran Galer├şa (abajo). Es imposible saber si este nuevo t├║nel comunica otras c├ímaras que se han derrumbado o si tiene objetos en su interior. De momento solo sabemos que existe.

Advertisement

La Gran Galer├şa. Foto: Wikipedia

No es la primera vez que un equipo de investigadores analiza la gran Pir├ímide mediante tomograf├şa de muones. La primera prueba se remonta a 1960, pero nunca hasta ahora se hab├şa podido confirmar nada porque la t├ęcnica es compleja y ha tardado d├ęcadas en perfeccionarse.

Los muones son part├şculas subat├│micas de alta energ├şa que forman parte de la radiaci├│n c├│smica. Atraviesan la materia como si no existiera pero, a medida que lo hacen, son absorbidas por los materiales m├ís densos, como la roca. Esa caracter├şstica hace que sea posible detectar huecos en estructuras analizando los muones que las atraviesan.

Advertisement

Foto: Hassan Ammar / AP Images

En este caso los arque├│logos han instalado detectores de muones en el interior de la Gran Pir├ímide y en su per├şmetro para practicar una especie de radiograf├şa tridimensional a la estructura. Aparte de registrar las c├ímaras que ya se conocen, la prueba ha detectado este nuevo corredor de grandes dimensiones. El equipo incluso ha realizado pruebas adicionales mediante otras t├ęcnicas de medici├│n de rayos c├│smicos. Todas ellas confirman el hallazgo.

Foto: ScanPyramids

Advertisement

El pr├│ximo paso es que otro equipo independiente valide el descubrimiento para poder emprender el siguiente proyecto, que es perforar un t├║nel por el que pueda introducirse un robot o c├ímara para explorar la cavidad. [Nature┬áv├şa New Scientist]