Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Heymann et al., Mammalian Biology, 2011

La historia comienza hace unos años en la selva amazónica del noreste de Perú, hogar del perezoso de dos dedos (Choloepus didactylus). En el mismo enclave hay una estación de investigación desde 1984, aunque no fue hasta noviembre de 2011 cuando un científico acudió al baño y descubrió la sorpresa.

Advertisement

La estación tiene las instalaciones básicas necesarias, incluidos, por supuesto, unos sanitarios de pozo, en esencia un pozo excavado en el suelo con un asiento colocado sobre la parte superior. Fue allí donde el primer investigador avisó rápidamente a otros. Había un perezoso colgando de las barras de madera sobre el inodoro. No sólo eso, el animal parecía estar dándose un banquete. Según explicaron en lo que luego se convirtió en un inesperado trabajo científico:

El perezoso estaba sacando con una mano el estiércol semilíquido compuesto por heces, orina y papel higiénico y luego comiendo de la mano. Cuando más personas se reunieron alrededor de la letrina para observar este extraño comportamiento, el perezoso salió de la letrina y se subió al árbol más cercano.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Heymann et al., Mammalian Biology, 2011

Hablamos de un animal que hasta entonces se le conocía por pasar la mayor parte del tiempo colgado boca abajo de los árboles y disfrutando de una dieta herbívora de hojas, flores, frutas, cortezas y brotes. Jamás excrementos humanos.

Advertisement

Es posible que en este punto estés pensando que podría tratarse de un perezoso enfermo comportándose de manera inusual, sin embargo, aquella acción se volvió a repetir una y otra vez. Los científicos llegaron a la conclusión de que estaban ante un hecho desconocido por la ciencia y lo documentaron. En los siguientes años encontraron más de 26 casos de perezosos que comían caca directamente de ese inodoro.

Lo hacían generalmente por la noche, a menudo cuando estaba lloviendo. Luego, después del banquete, regresaban lentamente del baño empapados al bosque.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Heymann et al., Mammalian Biology, 2011

¿A qué se debe esta dieta? Los investigadores hablan de coprofagia, de hecho, muchos animales como roedores, conejos, incluso algunos perros y monos comen excrementos en ocasiones. La razón se debe a que proporciona nutrientes o un medio para digerirlos.

Advertisement

Por tanto, los investigadores creen que podría haber algún nutriente o mineral en los inodoros que fuera atractivo para los perezosos. Sodio, por ejemplo, que a menudo carece de una dieta de hojas; o incluso proteínas, que se encuentran en las lombrices.

Por supuesto, la práctica también podría haber sido peligrosa para los animales, con la posible transmisión de bacterias dañinas y otros parásitos de los humanos a los perezosos. A partir de ahí, podrían extenderse a otras poblaciones de animales. Precisamente por esa razón terminaron con el festín nocturno que había durado años. En 2007, cercaron la letrina con una malla de alambre que los perezosos no podían atravesar. [Mammalian Biology vía ScienceAlert]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter