Foto: Warner Brothers

¬°Abracadabra! Seguramente ya habr√°s o√≠do antes esta expresi√≥n m√≠stica en boca de los magos cuando sacan conejos del sombrero. La pegadiza frase para espect√°culos de magia no tiene su origen en un escenario. Resulta que es uno de los primeros ‚Äúm√©todos‚ÄĚ conocidos por el hombre para combatir la malaria.

Advertisement

La antigua Roma sufr√≠a de una aut√©ntica plaga de Malaria. Muestras de ADN del par√°sito Plasmodium procedentes de yacimientos romanos del siglo 450 antes de Cristo prueban que la enfermedad jug√≥ un papel en el declive del Imperio Romano. Sin embargo, la evidencia sugiere que los romanos no llegaron a asociar la enfermedad con las picaduras de mosquito. La propia palabra malaria proviene del italiano medieval ‚Äúmal aire‚ÄĚ. La mayor parte de los antiguos romanos cre√≠an que la malaria ten√≠a un origen m√°gico, que era obra de demonios o malos esp√≠ritus. La enfermedad es la m√°s mencionada en textos m√≠sticos de la antigua Grecia y Roma. La mitolog√≠a romana hasta ten√≠a una deidad para proteger a las personas de la malaria, la diosa Febris.

Y as√≠ llegamos a Abracadabra. Su primera menci√≥n data de textos de un m√©dico romano del siglo III, Quintus Serenus Sammonicus. En la √ļnica obra de Serenus que ha llegado a nuestros d√≠as: Liber Medicinalis, describe una cura para la malaria:

Inscribis chartae, quod dicitur Abracadabra:

Saepius et subter repetas, sed detrahe summae,

Et magis atque magis desint elementa figuris:

Singula quae semper rapies et coetera figes,

Donec in angustam redigatur litera conum.

His lino nexis collum redimire memento.

Las instrucciones del m√©dico explican que aquellos que deseen prevenir la enfermedad deben escribir la palabra ‚Äúabracadabra‚ÄĚ en un pedazo de papel y repetirla a continuaci√≥n eliminando la √ļltima letra en cada nueva l√≠nea hasta que solo quede una letra. El resultado es algo as√≠:

Imagen: Wikipedia

Advertisement

Después, había que enrollar el papel, envolverlo en tela y llevarlo colgado del cuello como talismán durante nueve días, tras los cuales había que lanzarlo por encima del hombro a un río que discurriese hacia el este. Serenus explicaba que este método ofrecía protección contra la malaria y las fiebres derivadas de los terrenos pantanosos. Si el método no funcionaba, Serenus sugería untarse todo el cuerpo con grasa de león.

Serenus era disc√≠pulo de Bas√≠lides, que a su vez era un entusiasta de la numerolog√≠a. Se cree que fue el propio Bas√≠lides el que acu√Ī√≥ la palabra m√°gica. Tambi√©n fue el fundador de una secta cristiana que incorporaba a su mitolog√≠a algunas de las ense√Īanzas de Pit√°goras, un fil√≥sofo y matem√°tico conocido precisamente por sus teoremas sobre tri√°ngulos.

La historia no es la √ļnica. Existe cierto debate sobre el origen de ‚Äúabracadabra‚ÄĚ. Algunas versiones sit√ļan su origen en la expresiones hebreas ‚ÄúAb, ruach, dabar‚ÄĚ (‚ÄúPadre, Esp√≠ritu Santo, palabra‚ÄĚ) o ‚ÄúAbrai seda brai‚ÄĚ (‚ÄúFuera, esp√≠ritu maligno, fuera‚ÄĚ). Abracadabra se convirti√≥ en una especie de palabra talism√°n contra diversos males en el siglo XVII. En su libro Diario del a√Īo de la peste Daniel Defoe explicaba como algunos londinenses escrib√≠an la palabra sobre los dinteles de las puertas para mantener a raya la enfermedad.

Advertisement

La ciencia acab√≥ por explicar que la malaria no se debe al trabajo de los malos esp√≠ritus. En 1898, los cient√≠ficos probaron que la enfermedad se transmit√≠a a los seres humanos por la picadura del mosquito Anopheles. La enfermedad sigue siendo una de las m√°s mortales del mundo. En 2015, la malaria ha matado a medio mill√≥n de personas en el mundo. A√ļn no se ha encontrado una droga, vacuna ni insecticida cien por cien efectivo contra la enfermedad, y no falta quien cree que solo la ingenier√≠a gen√©tica la erradicar√°.