Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El inesperado origen de la salsa que todos tenemos en la cocina: Ketchup

Imagen: Pixnio

Se calcula que solo en Estados Unidos, el 97% de los hogares cuenta con un bote de Ketchup. Probablemente también, si te preguntara por el origen de la salsa dirías que estaría en algún punto del mapa de Estados Unidos. Sorprendentemente, el invento del Ketchup tiene su origen muy lejos de allí.

Y es que, irónicamente, uno de los productos que suena claramente estadounidense, unido irremediablemente a las hamburguesas y papas fritas en los estadios de béisbol o fútbol americano, o a las barbacoas del 4 de julio, no tienen absolutamente nada que ver en su origen con el país.

Advertisement

¿Entonces? Esta especie de “salsa” de tomate proviene de la palabra china Hokkien, kê-tsiap, el nombre de una salsa derivada del pescado fermentado. Los historiadores cuentan que hace muchos siglos los comerciantes llevaron la salsa de pescado de Vietnam al sureste de China, un condimento similar a otras muchas salsas fermentadas que uno puede encontrar en todo el sudeste asiático, y que se usaba principalmente como condimento para cocinar.

Desde allí se dirigió a la península malaya y a Singapur, donde los colonos británicos encontraron por primera vez lo que los lugareños llamaban kecap en el siglo XVIII. Al igual que la salsa de soja, se consideró exótica y la adoptaron para darle mayor variedad a una cocina británica hasta entonces relativamente suave, por ejemplo, en los asados ​​y alimentos fritos.

Imagen: PXHere

De hecho, en los libros de cocina ingleses de la época se revela cómo en muy poco tiempo se transformó en un condimento hecho con otras bases, en lugar de solo pescado. En el libro Compleat Housewife de E. Smith se incluye un “katchup” a base de anchoa con vino y especias, más parecido a la salsa Worcestershire de lo que pensamos hoy como ketchup.

Advertisement

Lo mismo ocurre con una receta publicada en 1732 para Ketchup in Paste, de Richard Bradley, que hace referencia a “Bencoulin en las Indias Orientales” como su origen.

En cualquier caso, para entonces no era ni remotamente el ketchup que le pones a una hamburguesa. Para eso habría esperar a la primera receta conocida de salsa de tomate publicada en 1812 y escrita por el científico y horticultor James Mease, quien se refirió a los tomates como “manzanas del amor”. Su receta contenía pulpa de tomate, especias y brandy, aunque carecía de vinagre y azúcar. Esta apareció en su Archives of Useful Knowledge, vol. 2.

Advertisement

El éxito del ketchup se debió en parte a que se podía mantener hasta un año. Aún así, la preservación de la salsa con el tomate como protagonista resultó todo un desafío. Como la temporada de cultivo del tomate era corta, los fabricantes de ketchup tuvieron que resolver el problema de preservar la pulpa de tomate durante todo el año.

Advertisement

Algunos manipularon y almacenaron el producto tan mal que la salsa resultante contenía contaminantes como bacterias, esporas, levaduras y moho, incluso el autor de libros de cocina francés Pierre Blot llamó al ketchup comercial “sucio, descompuesto y pútrido” en 1866.

Y entonces apareció en escena el doctor Harvey Washington Wiley, quien sostenía que el uso de los conservantes era innecesario si los ingredientes de alta calidad se usaban y manejaban adecuadamente. Wiley se asoció con un hombre de Pittsburgh llamado Henry J. Heinz que había comenzado a producir ketchup en 1876.

Advertisement

Heinz también estaba convencido de que los consumidores no querían productos químicos en su ketchup. En respuesta a la controversia, desarrolló una receta que usaba tomates rojos maduros, que tienen más del conservante natural llamado pectina que los desechos que usaron otros fabricantes. Además, aumentó la cantidad de vinagre y redujo el riesgo de deterioro.

Así fue como Heinz comenzó a producir salsa de tomate sin conservantes, y en muy poco tiempo dominó el mercado. Para 1905, la compañía había vendido cinco millones de botes de ketchup.

Advertisement

Fue justo en este momento de la historia cuando el ketchup adquirió un carácter exclusivamente estadounidense y comenzó su carrera, no solo como un condimento universal, sino como un artículo comercial de marca producido en masa que podría durar indefinidamente en las despensas, enviarse a todo el mundo y usarse de formas nunca imaginadas (algunas ciertamente asquerosas). [Smithsonian, Wikipedia]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key