Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El interior del caparazón de una tortuga es más extraño de lo que piensas

Imagen: Pixabay

Sabemos que las tortugas han existido en la Tierra durante millones de años. Sin embargo, si te preguntara por el interior de su caparazón seguramente tendrías muchas dudas. Y es que este elemento del animal sigue siendo una anomalía evolutiva, no hay otra criatura con una anatomía remotamente similar.

De hecho, el caparazón hace varias funciones importantes siendo un solo elemento: es su caja torácica, su columna vertebral, sus vértebras e incluso su esternón. Todo esto se explica porque el esqueleto de una tortuga está al revés, y al igual que no se puede tomar un esqueleto fuera de una persona, no podemos tomar a una tortuga fuera de su caparazón.

Advertisement

Pero incluso si pudieras, te sorprenderías de lo que descubrirías. Como explica a los chicos de Insider la bióloga experta en tortugas, Maria Wojakowski, tanto las caderas como los supuestos hombros de las tortugas están dentro de la caja torácica de la tortuga, y esto es único en el mundo animal.

La parte superior de la concha se llama caparazón, y la parte inferior se llama plastrón. El caparazón está formado por unos 60 huesos que están cubiertos por placas hechas de queratina, el mismo material que compone las uñas de los humanos.

Otro dato. Las tortugas forman parte de las pocas criaturas que pueden llegar a respirar a través de su trasero. ¿Cómo? Porque dentro del caparazón tienen un sistema respiratorio muy particular. Mientras que la mayoría de animales respiran expandiendo y contrayendo sus costillas, lo que crea una bomba natural que guía el aire dentro y fuera de sus pulmones, las tortugas no pueden debido a la rigidez del caparazón para expandirse.

En su caso dependen de láminas de músculos dentro de su caparazón para bombear oxígeno a través de sus bocas. Aunque no siempre. En ocasiones, las tortugas exhalan el otro extremo, a través de lo que los científicos denominan “cloaca”, la misma abertura que usan para orinar, defecar o poner huevos. En algunos casos son capaces de doblarse, aspirar agua y absorber el oxígeno en el interior.

Los investigadores explican que es posible cuando pasan largos períodos de tiempo bajo el agua, como cuando están hibernando, y si pudiéramos observar desde muy cerca del interior de un caparazón, descubriríamos otra característica que les ayuda a hibernar bajo el agua: una estructura que puede almacenar y liberar químicos.

Advertisement
Imagen: USFWS Midwest Region (Dominio público)

Esa estructura en realidad ayuda a las tortugas a respirar sin necesidad de oxígeno. ¿Cómo? Muchas tortugas hibernan en estanques congelados privados de oxígeno. Para sobrevivir, su metabolismo cambia del aeróbico al anacrónico, es decir, que dejan de usar oxígeno para obtener energía y empiezan a usar en su lugar la glucosa.

Advertisement

Lo consiguen a través de un proceso que se denomina respiración anaeróbica, y el subproducto de eso es el ácido láctico. En teoría, este ácido podría acumularse en el cuerpo de una tortuga y matarla, y es ahí donde entra la estructura del caparazón, que puede absorber el ácido láctico mientras libera un bicarbonato para neutralizar dicho ácido.

Por todo lo descrito, el caparazón de las tortugas es tremendamente útil, incluyendo, por supuesto, la posibilidad de defenderse contra los depredadores. [Science Insider]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key